Google Website Translator Gadget

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese foro de coches Japanese catálogos de Korean entrevistas a Arabic Chinese Simplified

Buscar este blog

Cargando...

Traductor

lunes, 4 de julio de 2011

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático del año 2011 Semana 4 de Julio


Lectura de la Biblia:  Salmos 60 a 68     4 de jul. 
Núm. 1: Salmo 62:1–63:5
Núm. 2: ¿Cómo participamos en el cumplimiento de Ageo 2:7?
Núm. 3: ¿Quiénes son los gobernantes del Reino? (rs pág. 301 párrs. 2-4)
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(Salmos 60:encabezamiento-68:35)


Al director sobre El Lirio de Recordatorio. Miktam. De David. Para enseñar. Cuando entró en lucha con Aram-naharaim y Aram-Zobá, y Joab procedió a volver y derribar a Edom en el valle de la Sal, aun a doce mil.

60 Oh Dios, tú nos has desechado, has irrumpido entre nosotros, te has enojado. Debes restaurarnos.  2 Has hecho que la tierra se meza, la has hendido. Sana sus brechas, porque ha tambaleado.  3 Has hecho que tu pueblo vea penalidad. Nos has hecho beber vino que nos ha dado vértigo.  4 Has dado a los que te temen una seña para que huyan en zigzag a causa del arco. Sélah.  5 A fin de que tus amados sean librados, oh, salva, sí, con tu diestra, y respóndenos.  6 Dios mismo ha hablado en su santidad: “Ciertamente me alborozaré, de veras repartiré a Siquem como porción; y mediré la llanura baja de Sucot.  7 Galaad me pertenece y Manasés me pertenece, y Efraín es la plaza fuerte del que me es cabeza; Judá es mi bastón de comandante.  8 Moab es la vasija en que me lavo. Sobre Edom arrojaré mi sandalia. Sobre Filistea gritaré en triunfo”.  9 ¿Quién me llevará a la ciudad sitiada? ¿Quién de seguro me guiará hasta Edom? 10 ¿No eres tú, oh Dios, quien nos has desechado y quien no sales con nuestros ejércitos como Dios? 11 Danos auxilio, sí, de la angustia, puesto que la salvación por el hombre terrestre es inútil. 12 Por Dios conseguiremos energía vital, y él mismo pisoteará a nuestros adversarios. 

Al director sobre instrumentos de cuerda. De David.
61 Oye, sí, oh Dios, mi clamor rogativo. De veras presta atención a mi oración.  2 Desde la extremidad de la tierra clamaré, aun a ti, cuando mi corazón se haga endeble. A una roca más alta que yo quieras guiarme.  3 Porque has resultado ser un refugio para mí, una torre fuerte frente al enemigo.  4 Ciertamente seré huésped en tu tienda para tiempos indefinidos; me refugiaré, sí, en el escondrijo de tus alas. Sélah.  5 Porque tú mismo, oh Dios, has escuchado mis votos. [Me] has dado la posesión de los que temen tu nombre.  6 Días añadirás a los días del rey; sus años serán como generación tras generación.  7 Él morará hasta tiempo indefinido delante de Dios; oh, asigna bondad amorosa y apego a la verdad, para que estos lo salvaguarden.  8 Así que ciertamente celebraré tu nombre con melodía para siempre, para que pague mis votos día tras día.

Al director de Jedutún. Melodía de David.

62 Realmente hacia Dios mi alma está [esperando en] silencio. De él procede mi salvación.  2 Realmente él es mi roca y mi salvación, mi altura segura; no se me hará tambalear mucho.  3 ¿Hasta cuándo rabiarán frenéticamente contra el hombre a quien quieren asesinar? Todos ustedes son como una pared inclinada, un muro de piedra que está siendo empujado hacia dentro.  4 Realmente dan consejos para ilusionar a uno y apartarlo de su propia dignidad; se complacen en una mentira. Con la boca bendicen, pero en su interior invocan el mal. Sélah.  5 Realmente hacia Dios espera silenciosamente, oh alma mía, porque de él viene mi esperanza.  6 Realmente él es mi roca y mi salvación, mi altura segura; no se me hará tambalear.  7 En Dios está mi salvación y mi gloria. Mi roca fuerte, mi refugio está en Dios.  8 Confía en él a todo tiempo, oh pueblo. Delante de él derramen ustedes su corazón. Dios es refugio para nosotros. Sélah.  9 Realmente los hijos del hombre terrestre son una exhalación, los hijos de la humanidad son una mentira. Puestos en la balanza son, todos juntos, más leves que una exhalación. 10 No cifren ustedes su confianza en el defraudar, ni se hagan vanos en el puro robo. En caso de que los medios de mantenimiento medren, no fijen [en ellos] su corazón. 11 Una vez ha hablado Dios, dos veces he oído aun esto: Que la fuerza pertenece a Dios. 12 También la bondad amorosa te pertenece, oh Jehová, porque tú mismo das el pago a cada uno conforme a su obra.


Melodía de David, cuando se hallaba en el desierto de Judá.

63 Oh Dios, tú eres mi Dios; sigo buscándote. Mi alma de veras tiene sed de ti. Por ti mi carne ha desmayado [de anhelo] en una tierra seca y agotada, donde no hay agua.  2 Así te he contemplado en el lugar santo, al ver tu fuerza y tu gloria.  3 Porque tu bondad amorosa es mejor que la vida, mis propios labios te encomiarán.  4 Así te bendeciré durante el transcurso de mi vida; en tu nombre levantaré las palmas de mis manos.  5 Como con la mejor parte, aun la grosura, mi alma está satisfecha, y con labios de clamores gozosos mi boca ofrece alabanza.  6 Cuando me he acordado de ti sobre mi canapé, durante las vigilias de la noche medito en ti.  7 Porque tú has resultado ser de auxilio para mí, y en la sombra de tus alas clamo gozosamente.  8 Mi alma te ha seguido con apego; tu diestra me tiene firmemente asido.  9 En cuanto a los que siguen buscando mi alma para ruina [de ella], entrarán en las partes más bajas de la tierra. 10 Serán entregados al poder de la espada; llegarán a ser mera porción para las zorras. 11 Y el rey mismo se regocijará en Dios. Todo el que jura por él se jactará, porque la boca de los que hablan falsedad será cerrada.


Al director. Melodía de David.

64 Oye, oh Dios, mi voz en mi preocupación. De lo pavoroso del enemigo quieras salvaguardar mi vida.  2 Quieras ocultarme del habla confidencial de los malhechores, del tumulto de los practicantes de nocividad,  3 que han aguzado su lengua precisamente como una espada, que han apuntado su flecha, discurso amargo,  4 para disparar desde lugares ocultos contra alguien exento de culpa. De repente disparan contra él y no temen.  5 Se afianzan en discurso malo; hacen declaraciones acerca de esconder trampas. Han dicho: “¿Quién las ve?”.  6 Siguen escudriñando cosas injustas; han escondido un ardid de sagacidad bien escudriñado, y lo interior de cada uno, aun [su] corazón, es profundo.  7 Pero repentinamente Dios disparará contra ellos con una flecha.  Heridas les han resultado,  8 y hacen que se tropiece. [Pero] su lengua está en contra de ellos mismos. Todos los que los miren menearán la cabeza,  9 y todos los hombres terrestres se atemorizarán; e informarán acerca de la actividad de Dios, y ciertamente tendrán perspicacia en cuanto a la obra de él. 10 Y el justo se regocijará en Jehová y verdaderamente se refugiará en él; y todos los rectos de corazón se jactarán.


Al director. Melodía de David. Canción.

65 Para ti hay alabanza —silencio—, oh Dios, en Sión; y a ti se te pagará el voto.  2 Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.  3 Cosas del error han resultado más poderosas que yo. En cuanto a nuestras transgresiones, tú mismo las cubrirás.  4 Feliz es aquel a quien tú escoges y haces que se acerque, para que resida en tus patios. Ciertamente quedaremos satisfechos con la bondad de tu casa, el lugar santo de tu templo.  5 Con cosas inspiradoras de temor, en justicia nos responderás, oh Dios de nuestra salvación, la Confianza de todos los confines de la tierra y de los alejados en el mar.  6 Él está estableciendo las montañas firmemente con su poder; realmente está ceñido de poderío.  7 Está aquietando el ruido de los mares, el ruido de sus olas y la bulla de los grupos nacionales.  8 Y los habitantes de las partes más distantes tendrán miedo de tus señales; tú haces que las salidas de la mañana y de la tarde clamen gozosamente.  9 Has dirigido tu atención a la tierra, para darle abundancia; la enriqueces muchísimo. La corriente desde Dios está llena de agua. Tú preparas el grano de ellos, porque así es como preparas la tierra. 10 Hay un empapamiento de sus surcos, un allanamiento de sus terrones; con chaparrones copiosos la ablandas; bendices sus mismísimos brotes. 11 Has coronado el año con tu bondad, y tus mismísimas huellas gotean grosura. 12 Los pastos del desierto siguen goteando, y de gozo se ciñen las colinas mismas. 13 Los prados han quedado vestidos de rebaños, y las mismísimas llanuras bajas están envueltas en grano. Gritan en triunfo, sí, cantan. 

Al director. Canción, melodía.

66 Griten en triunfo a Dios, [gentes de] toda la tierra.  2 Celebren con melodía la gloria de su nombre. Hagan gloriosa la alabanza de él.  3 Digan a Dios: “¡Cuán inspiradoras de temor son tus obras! Debido a la abundancia de tu fuerza tus enemigos vendrán a ti encogidos de temor.  4 [Las gentes de] toda la tierra se inclinarán ante ti, y te celebrarán con melodía, celebrarán tu nombre con melodía”. Sélah.  5 Vengan y vean las actividades de Dios. Su trato con los hijos de los hombres es inspirador de temor.  6 Ha cambiado el mar en tierra seca; por el río fueron pasando a pie. Allí empezamos a regocijarnos en él.  7 Él está gobernando por su poderío hasta tiempo indefinido. Sobre las naciones sus propios ojos atalayan. En cuanto a los que son tercos, no se ensalcen en sí mismos. Sélah.  8 Bendigan a nuestro Dios, oh pueblos, y hagan oír la voz de alabanza a él.  9 Él está poniendo nuestra alma en la vida, y no ha permitido que nuestro pie tambalee. 10 Porque tú nos has examinado, oh Dios; nos has refinado como cuando se refina la plata. 11 Nos has metido en una red de caza; has puesto presión sobre nuestras caderas. 12 Has hecho que el hombre mortal cabalgue sobre nuestra cabeza; hemos pasado por fuego y por agua, y procediste a sacarnos a solaz. 13 Entraré en tu casa con holocaustos; te pagaré mis votos 14 que mis labios se han abierto para decir, y que mi boca ha hablado cuando yo estuve en grave aprieto. 15 Holocaustos de [animales] cebados te ofreceré, con el humo de sacrificio de carneros. Ofreceré un toro con machos cabríos. Sélah. 16 Vengan, escuchen, todos ustedes los que temen a Dios, y yo ciertamente contaré lo que él ha hecho por mi alma. 17 A él clamé con mi boca, y hubo enaltecimiento con mi lengua. 18 Si he dado consideración a algo perjudicial en mi corazón, Jehová no [me] oirá. 19 Verdaderamente Dios ha oído; ha prestado atención a la voz de mi oración. 20 Bendito sea Dios, que no ha apartado mi oración, ni su bondad amorosa de mí.


Al director sobre instrumentos de cuerda. Melodía, canción.

67 Dios mismo nos mostrará favor y nos bendecirá; hará brillar su rostro sobre nosotros —Sélah—  2 para que tu camino sea conocido en la tierra, tu salvación aun entre todas las naciones.  3 Elógiente los pueblos, oh Dios; elógiente los pueblos, todos ellos.  4 Regocíjense los grupos nacionales y clamen gozosamente, porque juzgarás a los pueblos con rectitud; y en cuanto a los grupos nacionales, en la tierra los guiarás. Sélah.  5 Elógiente los pueblos, oh Dios; elógiente los pueblos, todos ellos.  6 La tierra misma ciertamente dará su producto; Dios, nuestro Dios, nos bendecirá.  7 Dios nos bendecirá, y todos los cabos de la tierra le temerán.
Al director. De David. Melodía, canción.


68 Levántese Dios, sean esparcidos sus enemigos, y los que lo odian intensamente huyan a causa de él.  2 Como el humo es impelido, quieras impeler[los] tú; como se derrite la cera a causa del fuego, perezcan los inicuos de delante de Dios.  3 Pero en cuanto a los justos, regocíjense, exulten delante de Dios, y alborócense con regocijo.  4 Canten ustedes a Dios, celebren con melodía su nombre; levanten [una canción] a Aquel que cabalga por las llanuras del desierto como Jah, que es su nombre; y estén jubilosos delante de él;  5 padre de huérfanos de padre y juez de viudas es Dios en su santa morada.  6 Dios está haciendo morar en casa a los solitarios; está sacando a los prisioneros a la plena prosperidad. Sin embargo, en cuanto a los tercos, ellos tienen que residir en una tierra abrasada.  7 Oh Dios, cuando tú saliste delante de tu pueblo, cuando marchaste por el desierto —Sélah—  8 la tierra misma se meció, el cielo mismo también goteó a causa de Dios; este Sinaí [se meció] a causa de Dios, el Dios de Israel.  9 Un copioso aguacero empezaste a hacer caer, oh Dios; tu herencia, aun cuando estaba fatigada... tú mismo la reanimaste. 10 Tu comunidad bajo tienda... ellos han morado en ella; con tu bondad procediste a prepararla para el afligido, oh Dios. 11 Jehová mismo da el dicho; las mujeres que anuncian las buenas nuevas son un ejército grande. 12 Hasta los reyes de los ejércitos huyen, ellos huyen. En cuanto a la que permanece en casa, ella participa del despojo. 13 Aunque ustedes se quedaron acostados entre los montones de ceniza [del campamento], habrá las alas de una paloma cubiertas de plata, y sus plumas remeras de oro verde amarillento. 14 Cuando el Todopoderoso esparció a los reyes en ella, empezó a nevar en Zalmón. 15 La región montañosa de Basán es una montaña de Dios; la región montañosa de Basán es una montaña de picos. 16 ¿Por qué, oh montañas de picos, se quedan mirando con envidia a la montaña que Dios ha deseado para sí para morar en ella? Aun Jehová mismo residirá [allí] para siempre. 17 Los carros de guerra de Dios se cuentan por decenas de millares, millares repetidas veces. Jehová mismo ha venido de Sinaí al lugar santo. 18 Has ascendido a lo alto; te has llevado cautivos; has tomado dones en la forma de hombres, sí, aun a los tercos, para residir [entre ellos], oh Jah Dios. 19 Bendito sea Jehová, que diariamente nos lleva la carga, el Dios [verdadero] de nuestra salvación. Sélah. 20 El Dios [verdadero] es para nosotros un Dios de hechos salvadores; y a Jehová el Señor Soberano pertenecen los caminos de salir de la muerte. 21 Realmente Dios mismo hará pedazos la cabeza de sus enemigos, la coronilla cabelluda de la cabeza de cualquiera que vaya andando en su culpabilidad. 22 Jehová ha dicho: “Desde Basán traeré de vuelta, [los] traeré de vuelta desde las profundidades del mar, 23 a fin de que te laves el pie en sangre, que de los enemigos tenga su porción la lengua de tus perros”. 24 Ellos han visto tus procesiones, oh Dios, las procesiones de mi Dios, mi Rey, [entrando] en el lugar santo. 25 Los cantores procedieron enfrente, los tocadores de instrumentos de cuerda detrás de ellos; en medio estuvieron las doncellas tocando panderetas. 26 En multitudes congregadas bendigan a Dios, a Jehová, [oh ustedes que son] de la Fuente de Israel. 27 Allí está el pequeño Benjamín sojuzgándolos, los príncipes de Judá con su muchedumbre que da gritos, los príncipes de Zabulón, los príncipes de Neftalí. 28 Tu Dios ha dado mandato a tu fuerza. De veras muestra fuerza, oh Dios, tú que has obrado por nosotros. 29 A causa de tu templo en Jerusalén, a ti mismo los reyes traerán regalos. 30 Reprende a la bestia salvaje de las cañas, a la asamblea de toros, con los becerros de los pueblos, cada uno pisando duro piezas de plata. Él ha esparcido a los pueblos que se deleitan en peleas. 31 Efectos de bronce saldrán de Egipto; Cus mismo rápidamente extenderá sus manos [con regalos] a Dios. 32 Oh reinos de la tierra, canten a Dios, celebren con melodía a Jehová—Sélah— 33 a Aquel que cabalga en el antiguo cielo de los cielos. ¡He aquí! Hace sonar su voz, una voz fuerte. 34 Atribuyan fuerza a Dios. Sobre Israel está su eminencia, y su fuerza está en las nubes. 35 Dios es inspirador de temor desde tu magnífico santuario. El Dios de Israel es él, que da fuerza, aun poder, al pueblo. Bendito sea Dios.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 


Núm. 1: Salmo 62:1–63:5
Realmente hacia Dios mi alma está [esperando en] silencio. De él procede mi salvación.  2 Realmente él es mi roca y mi salvación, mi altura segura; no se me hará tambalear mucho.  3 ¿Hasta cuándo rabiarán frenéticamente contra el hombre a quien quieren asesinar? Todos ustedes son como una pared inclinada, un muro de piedra que está siendo empujado hacia dentro.  4 Realmente dan consejos para ilusionar a uno y apartarlo de su propia dignidad; se complacen en una mentira. Con la boca bendicen, pero en su interior invocan el mal. Sélah.  5 Realmente hacia Dios espera silenciosamente, oh alma mía, porque de él viene mi esperanza.  6 Realmente él es mi roca y mi salvación, mi altura segura; no se me hará tambalear.  7 En Dios está mi salvación y mi gloria. Mi roca fuerte, mi refugio está en Dios.  8 Confía en él a todo tiempo, oh pueblo. Delante de él derramen ustedes su corazón. Dios es refugio para nosotros. Sélah.  9 Realmente los hijos del hombre terrestre son una exhalación, los hijos de la humanidad son una mentira. Puestos en la balanza son, todos juntos, más leves que una exhalación. 10 No cifren ustedes su confianza en el defraudar, ni se hagan vanos en el puro robo. En caso de que los medios de mantenimiento medren, no fijen [en ellos] su corazón. 11 Una vez ha hablado Dios, dos veces he oído aun esto: Que la fuerza pertenece a Dios. 12 También la bondad amorosa te pertenece, oh Jehová, porque tú mismo das el pago a cada uno conforme a su obra. 

Melodía de David, cuando se hallaba en el desierto de Judá.

63 Oh Dios, tú eres mi Dios; sigo buscándote. Mi alma de veras tiene sed de ti. Por ti mi carne ha desmayado [de anhelo] en una tierra seca y agotada, donde no hay agua.  2 Así te he contemplado en el lugar santo, al ver tu fuerza y tu gloria.  3 Porque tu bondad amorosa es mejor que la vida, mis propios labios te encomiarán.  4 Así te bendeciré durante el transcurso de mi vida; en tu nombre levantaré las palmas de mis manos.  5 Como con la mejor parte, aun la grosura, mi alma está satisfecha, y con labios de clamores gozosos mi boca ofrece alabanza.
 -----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Núm. 2: ¿Cómo participamos en el cumplimiento de Ageo 2:7?
 
pm Paraíso restaurado (1974)  Capitulo 5

“Las cosas deseables de todas las naciones tienen que entrar”



ES MANIFIESTO que el cumplimiento de la profecía de Ageo 2:6 ha estado efectuándose desde que Jehová Dios el Todopoderoso tomó dirección de su soberanía universal en aquel año señalado por guerra de 1914 E.C. Pero la profecía pasa a decirnos lo que resultará de la mecedura de todas las naciones, además de la remoción total del sistema de cosas hecho por el hombre en la Tierra. En Ageo 2:7 el Señor Soberano Jehová continúa diciendo: “‘Y ciertamente meceré todas las naciones, y las cosas deseables de todas las naciones tienen que entrar; y ciertamente llenaré esta casa de gloria,’ ha dicho Jehová de los ejércitos.” En vista de esta promesa divina, que muestra que Jehová de los ejércitos se complace en glorificar su templo o casa de adoración pura, ¿quiénes somos nosotros para despreciar y rebajar la adoración verdadera de Él en estos días turbulentos?

2 Al realizar fielmente esta profecía, Jehová de los ejércitos ha mecido a todas las naciones. Desde 1914 E.C. ha enviado sus embajadores del Reino a notificar a todas las naciones del cambio crítico que ha acontecido en el status quo universal. El resultado ha sido tal como lo predijo Jesucristo en su profecía sobre la “conclusión del sistema de cosas”: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” (Mateo 24:3-14) Todas las naciones se ven obligadas a confesar que se han airado contra los embajadores del Reino. El registro histórico testifica contra las naciones. Pero el estar airadas de parte de las naciones todavía no ha terminado. En la acción decisiva que todavía está por venir los embajadores del Reino continuarán adhiriéndose a la soberanía universal de Jehová y viviendo en armonía con el mensaje que tienen y que es dado por Dios. Por lo tanto, como se predijo en la Palabra profética de Dios, la ira de todas las naciones ha de estallar en una expresión final.

3 La hostilidad de las naciones políticas de la Tierra se mostrará al grado cabal, y por lo tanto Jehová de los ejércitos mecerá a todas esas naciones hasta que se desplomen en ruinas y sean removidas para siempre. Por eso cualquier tolerancia religiosa de las naciones para con los embajadores del Reino en la actualidad es meramente temporaria. Que nadie se deje engañar por ella.

4 Antes del estallido final de ira por todas las naciones y entonces la remoción violenta de todas ellas, ¿qué hemos de esperar, según la profecía de Ageo 2:7? Esto: “‘Las cosas deseables de todas las naciones tienen que entrar; y ciertamente llenaré esta casa de gloria,’ ha dicho Jehová de los ejércitos.” Pues bien, ¿qué muestran los hechos históricos acerca del cumplimiento de esta profecía hasta ahora? No muestran que todas las naciones políticas como naciones enteras, como establecimientos políticos, hayan entrado en el verdadero templo de adoración de Jehová y hayan traído consigo como regalos voluntarios las cosas deseables de sus naciones. Después de todo lo que ha sucedido desde 1914 E.C., las naciones todavía no renuncian a su propia soberanía terrestre ni se declaran a favor de la soberanía universal de Jehová. Después del fin de la II Guerra Mundial en 1945 establecieron las Naciones Unidas como el organismo internacional para la paz y seguridad mundial. A esto se apegan tenazmente, en desesperación, hasta este mismo día. Esa organización internacional está en oposición franca a la soberanía de Jehová.

5 Sin embargo, ¿qué hay de los ciudadanos individuales de todas las naciones que han estado experimentando una fuerte mecedura durante la cual han estado tratando de mantenerse como un todo unido? Bueno, hasta ahora ha habido decenas de millares de individuos que han respondido a la predicación del Reino a diferencia de como han respondido sus gobiernos políticos y las organizaciones religiosas que están mezcladas en la política. Han llegado a ver que no hay futuro feliz, pacífico y próspero para ellos bajo esos gobiernos políticos hechos por el hombre. Han llegado a ver que la única esperanza de ser salvados de la destrucción con las naciones políticas de este sistema de cosas es el reino mesiánico del Señor Soberano Jehová. Profundamente perciben que Satanás el Diablo es el “dios de este sistema de cosas” y no quieren adorar a ese dios falso por medio de adorar a las naciones políticas. Reconocen que legítimamente toda soberanía le pertenece al Dios Altísimo. Por lo tanto se han dedicado completamente al Señor Soberano Jehová para adorarlo en su verdadera casa de adoración. Se han asociado con Sus embajadores.

6 Al contemplar a estas personas del día moderno que abogan por la soberanía universal de Jehová y su adoración contemplamos un emocionante cumplimiento de la tan frecuentemente citada profecía de Isaías 2:2-4: “Tiene que suceder en la parte final de los días que la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir todas las naciones. Y muchos pueblos ciertamente irán y dirán: ‘Vengan, y subamos a la montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas.’ Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra.”

7 No en la parte del principio, sino en “la parte final de los días” de este “tiempo del fin” este gentío internacional ha comenzado a afluir a la muy altamente ensalzada adoración de Jehová, el “Dios de Jacob [o Israel].” Viniendo como vienen de “todas las naciones,” no son israelitas espirituales, como lo son los embajadores del Reino.

8 ¿Cuándo comenzaron estos individuos de “todas las naciones” a afluir en ascenso a la simbólica “montaña de Jehová” para adorar unidamente en la “casa del Dios de Jacob”? Se pudo observar después de la publicación del artículo de dos partes intitulado “La Grande Muchedumbre” en los números de la revista Watchtower con fecha del 1 y 15 de agosto de 1935 (septiembre de 1935 en La Torre del Vigía), cuatro años antes del estallido de la II Guerra Mundial. El material que se publicó en este artículo fue presentado anteriormente en una asamblea general de los testigos de Jehová en Washington, D.C., E.U.A., en la tarde del viernes 31 de mayo de 1935. El discurso y el artículo impreso se presentaron para explicar la “grande muchedumbre” que fue prevista y predicha en Revelación 7:9, 10, con las siguientes palabras:

9 “Después de esto, miré, y he aquí una grande muchedumbre, que nadie podía contar, de entre todas las naciones, y las tribus, y los pueblos, y las lenguas, que estaban de pie ante el trono y delante del Cordero, revestidos de ropas blancas, y teniendo palmas en sus manos; y clamaban a gran voz, diciendo: ¡Atribúyase la salvación a nuestro Dios, que está sentado sobre el trono, y al Cordero!”—Versión Moderna de la Biblia.

10 Esta “grande muchedumbre” de la cual no se da cifra fue distinguida de los israelitas espirituales que fueron representados en los cinco versículos precedentes (Revelación 7:4-8) y que habían de ser sellados con el sello del Dios vivo. Esta “grande muchedumbre” internacional la componen discípulos recientes de Cristo que no son sellados con el sello de Dios para asociarse con Jesucristo como reyes y sacerdotes en el templo espiritual de Dios. (Revelación 20:4-6) Son discípulos dedicados y bautizados de Cristo que no son sellados así, pero que siguen a Jesucristo como el Pastor Excelente. Por él son conducidos a un destino terrestre, a vida eterna en una Tierra paradisíaca bajo el reino celestial de Jesucristo y sus 144.000 discípulos sellados. Estos discípulos no sellados pertenecen a las “otras ovejas” que Jesucristo mencionó en Juan 10:16, diciendo: “Tengo otras ovejas, que no son de este redil; a ésas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.” Cada año desde 1935 estas “otras ovejas” que están siendo recogidas han aumentado en número hasta verdaderamente formar una “grande muchedumbre.”

LAS “COSAS DESEABLES” CONSERVADAS

11 ¿Son deseables en la casa dedicada a la adoración pura del Señor Soberano Jehová esas “otras ovejas” dedicadas y bautizadas? Muy verdaderamente: ¡Sí! Estas son en realidad “las cosas deseables de todas las naciones” que, según predijo Jehová de los ejércitos, entrarían para adorar en Su templo. No es dones materiales y contribuciones financieras lo que Jehová desea de todas las naciones. Más bien, es hermosos adoradores vivientes como esta “grande muchedumbre” sin número conocido de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. (Juan 4:23, 24) Estas no son cosas que hayan de ser mecidas y sacudidas hasta caer en pedazos, ser destruidas, en la venidera “grande tribulación” que le sobrevendrá al sistema de cosas mundial. Estas personas semejantes a ovejas que creen en el Cordero Jesucristo serán conservadas a través de esa tribulación destructiva. Esto recibe énfasis en la siguiente pregunta y respuesta:

12 “Y en respuesta uno de los ancianos me dijo: ‘Estos que están vestidos de larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?’ De modo que [yo, Juan el apóstol] le dije inmediatamente: ‘Señor mío, tú eres el que lo sabes.’ Y me dijo: ‘Estos son los que salen de la grande tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.’”—Revelación 7:13, 14.

13 Es por la entrada de estas “otras ovejas” que salen de todas las naciones que Jehová de los ejércitos cumple la otra parte de su promesa, que dice: “Y ciertamente llenaré esta casa de gloria.” (Ageo 2:7) Un templo vacío, yermo de adoradores, no sería ninguna gloria para Jehová de los ejércitos. Pero el hacer que su lugar de adoración estuviera lleno de un gentío de adoradores en largas ropas blancas lavadas y ondeando palmas y clamando: “La salvación se la debemos a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero,” esto llenaría de gloria la casa de Jehová más que toda clase de decoración material. El hecho de que Su casa de adoración es llenada así de gloria se predijo en la otra parte de la respuesta a la pregunta de Juan:

14 “Por eso es que están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos.”—Revelación 7:15.

15 Centenares de miles de personas de esta “grande muchedumbre” de “otras ovejas” ya están en el templo espiritual de Jehová Dios, quien ahora está entronizado en su soberanía universal. Día y noche le rinden servicio sagrado allí por medio de proclamar en todas partes su reino mesiánico y salvación para toda la humanidad mediante la sangre del Cordero de Dios, Jesucristo. Puesto que no son los israelitas espirituales sellados, están, como si fuera, en el Atrio de los Gentiles como lo que era parte del templo en Jerusalén en los días de Jesucristo y sus apóstoles. Es en este gran templo espiritual también que un resto de los israelitas espirituales sirve hoy de subsacerdotes bajo el Sumo Sacerdote Jesucristo. Debido a esto, el resto de israelitas espirituales que sirven de subsacerdotes espirituales están teniendo apm Paraíso restaurado (1974)
hora amorosa asociación con esta aumentante “grande muchedumbre” de “otras ovejas” que sinceramente se ponen a practicar junto con ellos la adoración pura del Señor Soberano Jehová. Estos subsacerdotes quedan reverentemente impresionados por la manera en que Dios ha llenado así de gloria Su templo.

16 Con el fin de conservar a la “grande muchedumbre” de adoradores semejantes a ovejas a través de la venidera “grande tribulación,” se promete lo siguiente: “Y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos.” El que ellos no serán mecidos hasta ser destruidos y removidos de la Tierra se les asegura en las palabras adicionales acerca de esta “grande muchedumbre” en el templo espiritual de Jehová: “Ya no tendrán hambre, ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador [por desagrado divino], porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de sus ojos.”—Revelación 7:15-17.

17 Nunca antes ha acontecido una cosa tan maravillosa como ésta en el templo espiritual del Señor Soberano Jehová. Nunca antes ha sido llenado de gloria por la entrada de tantas “cosas deseables” procedentes de todas las naciones. La adoración de Jehová en su templo espiritual está asegurada para Él eternamente. Cuando la mecedura y sacudimiento actual de todas las naciones, sí, de los simbólicos cielos, tierra, mar y suelo seco, alcance su gran culminación en la “guerra del gran día de Dios el Todopoderoso” en Har-Magedón y entonces se encierre en el abismo a Satanás, el templo espiritual de Dios en el cual Dios está entronizado permanecerá sin haber sido sacudido. Los que lo adoran allí disfrutarán de protección amorosa bajo Su tienda y serán conservados para su servicio sagrado para todo tiempo en el futuro.

LA GLORIA MAYOR DE LA CASA POSTRERA

18 La cosa de mayor valor que las “cosas deseables de todas las naciones” pueden dar al gran Creador es adoración pura de parte de ellas a Él como su Dios. Los sistemas religiosos de la cristiandad y de los judíos y de otras religiones dominantes han llenado sus casas de adoración de oro y plata y otros tesoros materiales de alto valor terrestre. Pero esa riqueza material no es lo que desea de sus adoradores el único Dios vivo y verdadero. Él es el Dueño de todas las cosas materiales por el hecho de ser el Creador.

19 Nadie puede enriquecer a Dios el Creador llevando materiales valiosos de ese tipo a un edificio dedicado a alguna clase de religión. El que uno dé al Creador lo que ya es del Creador no lo enriquece a él, aunque puede hacer más ricos a los sacerdotes de las diferentes religiones. Por eso, en cuanto a llenar de gloria la casa de Jehová esas cosas materiales no son las cosas que se requieren. Como pasa a decir la profecía de Ageo: “‘La plata es mía, y el oro es mío,’ es la expresión de Jehová de los ejércitos.” (Ageo 2:8) Allá en el día de Ageo, en 520 a. de la E.C., ¿tenían que preocuparse los edificadores del templo en Jerusalén en cuanto a gastos? ¡No! No con un Dios tan rico.

20 Allá, Jehová de los ejércitos como Creador era el Dueño de todas las cosas materiales que necesitaban los edificadores del templo. Se podía depender de que él suministrara todo el apoyo financiero que se necesitaba para comenzar y terminar la reconstrucción del templo de su adoración. Él podía encargarse también de que, por Su espíritu, ciertos poseedores de riquezas materiales hicieran contribuciones para la obra de reedificar. El hecho de que él prometió llenar de gloria la propuesta nueva casa de adoración era una garantía divina de que la reedificación de la casa podía comenzarse con confianza plena. Sería completada y a ella vendrían adoradores. El que al principio las cosas no parecieran muy prometedoras no era por lo tanto razón para que los edificadores del templo se desanimaran. Jehová no los estimularía a comenzar algo que más tarde se verían obligados a dejar incompleto. ¡La persona más rica de todo el universo viviente les daba su apoyo!

21 Esto nos recuerda la declaración que se imprimió en el segundo número de la revista Watch Tower (hoy La Atalaya en español) con fecha de agosto de 1879, página 2, bajo el encabezamiento “¿Desea usted ‘Zion’s Watch Tower’?”

No suponga que estas declaraciones son una solicitud de dinero. No. “Zion’s Watch Tower” tiene, según creemos, a JEHOVÁ como su apoyador, y mientras éste sea el caso nunca mendigará ni hará petición a los hombres por apoyo. Cuando Aquel que dice: “Todo el oro y la plata de las montañas son míos,” deje de proveer los fondos necesarios, entonces entenderemos que habrá llegado el tiempo de suspender la publicación.

Eso se publicó en los 6.000 ejemplares que entonces había de la revista.

22 Al emprender la reconstrucción del templo de Jehová en Jerusalén, el gobernador Zorobabel y el sumo sacerdote Josué hijo de Josadac y los demás israelitas tuvieron que ejercer extraordinaria fe en Dios, especialmente puesto que la proscripción oficial del Imperio Persa sobre la reedificación de la casa de adoración de Jehová todavía estaba en vigor. Además de eso, los constructores tenían que luchar contra el desanimarse porque el principio humilde de la obra parecía nada al compararse con el templo glorioso que anteriormente había construido el rey Salomón. Era necesario que tuvieran el punto de vista de Jehová de modo que se sintieran estimulados a seguir adelante. Por eso, Jehová usó a su profeta Ageo para revelar cuál era el punto de vista divino, con estas palabras: “‘Mayor llegará a ser la gloria de esta casa posterior que la de la anterior,’ ha dicho Jehová de los ejércitos. ‘Y en este lugar daré paz,’ es la expresión de Jehová de los ejércitos.”—Ageo 2:9.

23 Para entender estas palabras proféticas, tenemos que recordar que el templo espiritual de Jehová tiene como su Santo de Santos el lugar residencial santo de Jehová Dios en los cielos invisibles y que este templo espiritual Suyo no fue destruido por los ejércitos babilonios en el año 607 a. de la E.C., cuando toda Jerusalén fue desolada. Solo la representación típica de esto en la Tierra fue destruido. El verdadero templo espiritual de Jehová todavía no había llegado a existir y no necesitaría ser reedificado. De manera que este templo espiritual que entonces era futuro ha durado hasta hoy día y el cumplimiento final y completo de la profecía de Jehová en nuestro día aplica a ese templo espiritual del único Dios vivo y verdadero.

24 Allá en el tiempo de Ageo, hace más de 2.490 años, fue necesario construir un templo nuevo y segundo en Jerusalén. Sería la “casa posterior,” mientras que el templo destruido de Salomón era el templo “anterior.” Estas dos casas eran “las representaciones típicas de las cosas que están en los cielos.” (Hebreos 9:23) Según la seguridad que dio Jehová en Ageo 2:9, la gloria del templo construido bajo la supervisión del gobernador Zorobabel y el sumo sacerdote Josué en Jerusalén sería mayor que la del templo del rey Salomón. ¿Cómo se realizó esto? En primer lugar, continuó en uso por más tiempo, desde 515 a. de la E.C. hasta 70 E.C., o por 584 años, mientras que el templo de Salomón duró 420 años. De modo que la “casa posterior” duró hasta la venida del Mesías, y él mismo enseñó allí. Además, en el año 17 a. de la E.C. el rey Herodes el Grande de la provincia romana de Judea comenzó la reconstrucción gradual del templo de Zorobabel, gastando mucho dinero en él y haciendo que tuviera una magnificencia que rivalizaba con la del templo de Salomón. Pero lo que más contaría ante Dios era aprecio a Su casa por los adoradores.

25 Indudablemente, pues, más adoradores acudieron a la casa de adoración de Jehová reedificada en Jerusalén de lo que sucedió en el caso del templo de Salomón. Especialmente en el transcurso de un período más largo. Además, puesto que el templo fue reconstruido más de noventa años después de la dispersión de los judíos a muchas partes de la Tierra como desterrados y fugitivos, los adoradores vinieron de partes más esparcidas de la Tierra de lo que sucedió en el caso del templo anterior. El día del Pentecostés de 33 E.C. hubo judíos naturales y prosélitos allí en el templo de Herodes en Jerusalén de Partia, Media, Elam, Mesopotamia, Capadocia, Ponto, la provincia de Asia, Frigia, Panfilia, Egipto, Libia, que está hacia Cirene, Roma, Creta, Arabia, así como de Judea. (Hechos 2:1-11) De esta manera la casa posterior tuvo mayor patrocinio religioso y por lo tanto mayor gloria, en el cumplimiento típico de la profecía.

26 Pero, ¿cómo se cumple la profecía de Jehová en cuanto al templo espiritual, que es un solo templo indestructible, que jamás es reedificado o reemplazado? De este modo: Durante el tiempo en que aquellos templos materiales construidos por Salomón, Zorobabel y Herodes estaban en pie, aquellas representaciones típicas del verdadero templo espiritual de Jehová que estaban en la Tierra en Jerusalén estaban llamando atención a él. Hasta el templo de visión que milagrosamente vio el profeta Ezequiel en el año 593 a. de la E.C. llamó atención típicamente al templo espiritual de Jehová. (Ezequiel 40:1 a 47:2) Aquellos templos mundanos, terrestres, aunque inspiradores de reverencia al observador humano, nunca podían dar a los que adoraban en ellos un discernimiento completo de la gloria indescriptible del verdadero templo espiritual de Jehová. Esta representación por tipo de las realidades continuó hasta que Jesús el Hijo de Dios fue bautizado en agua y ungido con el espíritu de Jehová en 29 E.C. para ser el Cristo o Mesías prometido.—Mateo 3:13-17; Juan 1:29-34.

27 Desde ese acontecimiento en adelante el templo espiritual de Jehová comenzó a tener más que solo una representación típica de sí en Jerusalén. Desde entonces en adelante realmente se hizo realidad, por medio del ungimiento de Jesús con el espíritu de Dios para ser “sumo sacerdote a la manera de Melquisedec.” (Hebreos 6:20; Salmo 110:4) Jesucristo fue introducido en la condición espiritual representada por el primer compartimiento o Santo del templo, donde estaban el candelabro de oro, la mesa de los panes de la presentación y el altar de oro del incienso. Además, había entrado en la condición que representaba el atrio o patio del templo para los sacerdotes, donde estaba el altar de cobre, y se había acercado al equivalente del altar de Dios para presentar su cuerpo humano perfecto como sacrificio de expiación por el “pecado del mundo.” De modo que el Día de Expiación antitípico respecto al templo verdadero, espiritual, de Jehová había comenzado. (Hebreos 8:1 a 10:10) Este procedimiento siguió por tres años y medio, hasta 33 E.C.

EL TEMPLO CELESTIAL GLORIFICADO

28 El 14 de Nisán del año 33 E.C., Jesucristo como sumo sacerdote espiritual completó su sacrificio en la Tierra, y su cadáver de carne fue puesto en una tumba. Al tercer día de esto, el 16 de Nisán, 33 E.C., fue resucitado de entre los muertos como persona espíritu, habiendo así pasado la barrera que fue representada por el velo del templo entre el Santo y el Santísimo, a saber, su carne. Así pudo entrar en el verdadero Santísimo, en la presencia de Jehová Dios en el cielo mismo, para presentar allí como sumo sacerdote el valor de su sacrificio humano y hacer expiación para la humanidad.—Hebreos 9:23-28; 6:19, 20; 10:19, 20.

29 Cuando este Jesucristo entró en el verdadero Santísimo de Dios, esto impartió al verdadero templo espiritual de Jehová una gloria que nunca antes había tenido. Pues, ¡mire! ¡ahora en Su presencia santísima estaba Su Sumo Sacerdote eterno, levantado “en gloria,” inmortal, investido del “poder de una vida indestructible”!—1 Corintios 15:42-57; Hebreos 7:15-24.

30 En el día de fiesta del Pentecostés, 6 de Siván, 33 E.C., Jehová Dios utilizó al glorificado Jesucristo para derramar el espíritu santo sobre sus discípulos fieles. (Hechos 2:1-38) De esta manera llegaron a ser hijos de Dios engendrados por espíritu y fueron ungidos para ser subsacerdotes espirituales del Sumo Sacerdote Jesucristo. (Juan 3:3, 5; 2 Corintios 1:21; 1 Juan 2:20-27; 3:1, 2; 1 Pedro 2:9) De acuerdo con esto se les introdujo en la condición sacerdotal espiritual representada por el Santo del templo en Jerusalén para disfrutar de la luz del candelabro de oro antitípico y de la mesa de los panes de la presentación y para ofrecer el incienso de la oración sobre el altar de oro del incienso. (Hebreos 9:1, 2; Lucas 1:8-12, 21, 22) La congregación de israelitas espirituales finalmente alcanzará la cifra de 144.000 subsacerdotes espirituales, y al resucitar éstos de entre los muertos serán resucitados con un cuerpo espiritual cada uno, “en gloria,” revestidos de inmortalidad, después del establecimiento del reino de Cristo.—Romanos 6:5; 2 Corintios 5:1-5.

31 Al participar así en la “primera resurrección,” se les hará entrar en el Santísimo celestial; y “serán sacerdotes de Dios y del Cristo, y gobernarán como reyes con él por los mil años.” (Revelación 7:4-8; 14:1, 3; 20:4-6) Al otorgar Jehová a estos fieles israelitas espirituales tan gloriosa entrada en el Santísimo de su propia presencia, añadirá a su templo espiritual otra gloria como la que no tuvo antes mientras el templo material de Zorobabel renovado por Herodes funcionaba en la Tierra como tipo.

32 En los días de aquellos templos típicos en Jerusalén sus patios o atrios, fuera del patio de los sacerdotes, eran atestados de adoradores que venían de lejos y de cerca. (Salmo 84:1, 2, 10; Lucas 1:21) Desde el año 70 E.C. los gentíos de adoradores ya no afluyen en subida a los patios de la casa de adoración de Jehová en Jerusalén, porque el templo material típico para la adoración divina ha desaparecido para siempre. (Juan 4:20-24; Hechos 21:26-28; Mateo 24:1, 2; Lucas 21:5-7, 20-24) La gloria de los templos típicos hechos con manos de hombres se ha desvanecido para todo tiempo, porque ahora no vivimos más en el tiempo de la sombra de buenas cosas venideras. Vivimos en los días de las gloriosas realidades que perduran. (Colosenses 2:16, 17; Hebreos 10:1-4, 10) Pero, ¿qué hay de los patios del templo verdadero?

33 Hablando acerca de su verdadero templo espiritual, Jehová de los ejércitos usó a su profeta Ageo para predecir la entrada de “las cosas deseables de todas las naciones” a su casa de adoración. Esto sería en un tiempo en que los cielos y la tierra y el mar y el suelo seco serían mecidos. Ahora nos acercamos a la espectacular culminación de ese tiempo de conmoción universal. Ahora es oportuno preguntar: ¿Han entrado realmente esas cosas deseables de todas las naciones antes que estas naciones sean mecidas hasta caer en pedazos y removidas? ¡Sí!

34 Centenares de miles de ellas han ‘entrado,’ en la forma de discípulos dedicados y bautizados de Jesucristo. Él ha traído a éstos como sus “otras ovejas” y ha hecho que sean “un solo rebaño” con el resto todavía sobreviviente de sus subsacerdotes espirituales en los patios del templo de Jehová. (Juan 10:16; Revelación 7:9, 10) A medida que esta “grande muchedumbre” cuya cifra no se da rinde servicio sagrado ordenadamente en los patios de Jehová y atribuye su salvación a su Dios en el trono y a Su Cordero, son una vista que glorifica al Señor Soberano Jehová. Llenan, no las iglesias y catedrales de la cristiandad ni las sinagogas de los judíos, sino los patios o atrios del verdadero templo espiritual de Jehová con una gloria que éste no ha tenido antes. En pureza de verdad ya ha sucedido que “mayor será la gloria postrera de esta Casa que la gloria anterior.” (Ageo 2:9, Mod) “Grande será la gloria de esta Casa, la de la segunda mayor que la de la primera, dice Yahvéh Sebaot.” (BJ) “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera.”—RVR.

PAZ EN MEDIO DE LA MECEDURA

35 Jehová cerró su segunda profecía que dio por medio de Ageo con estas palabras consoladoras: “‘Y en este lugar daré paz,’ es la expresión de Jehová de los ejércitos.”—Ageo 2:9.
36 En el año 70 E.C. la ida de Jerusalén y el templo que había sido construido por Zorobabel y renovado por el rey Herodes no fue pacífica, sino que ocurrió en medio de un muy horrible tiempo de tribulación. (Mateo 24:1-22) Pero el verdadero templo espiritual de Jehová es un lugar de paz durable. En cuanto a efectuar correctamente las reuniones de los verdaderos cristianos en esa casa espiritual de adoración, está escrito: “Dios no es Dios de desorden, sino de paz. . . . que todas las cosas se efectúen decentemente y por arreglo.” (1 Corintios 14:33, 40) Esta regla de conducta se observa en las reuniones de los testigos cristianos de Jehová, de modo que el espíritu de paz sí reina entre ellos.—Gálatas 5:22, 23.

37 Entre tanto que Jehová de los ejércitos mece los simbólicos cielos, tierra, mar y suelo seco, da paz en los patios terrestres de su templo espiritual. El resto ungido de Sus subsacerdotes espirituales atiende estrictamente a sus deberes en Su casa de adoración y se mantiene libre de todo embrollo en las controversias y conflictos de este mundo. La “grande muchedumbre” de las “otras ovejas” que ha afluido en subida a la “montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob,” figurativamente han hecho lo que de ellos predijo Isaías 2:2-4. Han batido sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. Ya no aprenden el guerrear carnal. En la cercana “guerra del gran día de Dios el Todopoderoso” en Har-Magedón, no levantarán la mano en ninguna violencia contra los enemigos de Dios. Dejarán que sea la guerra de Él, que Él peleará, confiando en Su gloriosa victoria. (Revelación 16:14-16; 2 Crónicas 20:15) Por este proceder manifiestan el espíritu de Dios y despliegan la “sabiduría de arriba.”—Santiago 3:17.

38 ¡Qué magnífica es la paz de que disfrutan hoy día los testigos cristianos de Jehová en Su casa espiritual de adoración! ¡Qué alegrador a los ojos es el que veamos la gloria de Jehová llenando su templo espiritual a medida que las “cosas deseables de todas las naciones” continúan entrando! Hace mucho tiempo, por medio de Ageo el profeta de Jehová, se puso ante el corazón y la mente de los edificadores una vez frustrados de un nuevo templo en Jerusalén la expectativa de una cosa tan sorprendente como ésa. Hoy estamos de hecho contemplando el maravilloso cumplimiento de la profecía de Ageo en estos días en que todas las naciones están siendo mecidas, y esto debería aguijonear al resto ungido de israelitas espirituales a adelantar en su servicio sagrado a Jehová Dios en Su casa espiritual de adoración. A este resto aplica la exhortación inspirada de que no abandonen la bondad inmerecida de Jehová como lo hizo Esaú, que desplegó falta de aprecio: “Por eso, siendo que hemos de recibir un reino que no puede ser sacudido, continuemos teniendo bondad inmerecida, por la cual rindamos a Dios de manera acepta servicio sagrado, con temor piadoso y reverencia. Porque nuestro Dios es también un fuego consumidor.”—Hebreos 12:16, 17, 28, 29.
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Núm. 3: ¿Quiénes son los gobernantes del Reino? (rs pág. 301 párrs. 2-4)
*** rs pág. 301 párrs. 2-4 Reino ***

¿Quiénes son los gobernantes en el Reino?

  Rev. 15:3: “Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad.”

  Dan. 7:13, 14: “Con las nubes de los cielos sucedía que venía alguien como un hijo del hombre [Jesucristo; véase Marcos 14:61, 62]; y al Anciano de Días [Jehová Dios] obtuvo acceso, y lo presentaron cerca, aun delante, de Aquél. Y a él [Jesucristo] fueron dados gobernación y dignidad y reino, para que los pueblos, grupos nacionales y lenguajes todos le sirvieran aun a él.”

  Rev. 5:9, 10: “Fuiste [Jesucristo] degollado y con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu y lengua y pueblo y nación, e hiciste que fuesen un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y han de gobernar como reyes sobre la tierra.” (En Revelación 14:1-3 se dice que los que son “comprados de la tierra” para que sean gobernantes con el Cordero en el monte Sión celestial son 144.000.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

.