Google Website Translator Gadget

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese foro de coches Japanese catálogos de Korean entrevistas a Arabic Chinese Simplified

Buscar este blog

Traductor

martes, 16 de febrero de 2016

Descubren sello del rey Ezequias, valida a la Biblia.

video

Para el Hospital de Shaun Dawson después de un ataque en salon del Reino de los testigos de Jehová en Mirfield

Para el Hospital de Shaun Dawson después de un ataque sala de los testigos de Jehová en Mirfield

Alex Rees víctima fue golpeada en la cara con una botella rota

·          

 

Suscribir

 

Los testigos de Jehová del Salón del Reino en Newgate, Mirfield

Un esquizofrénico paranoide ha sido detenido en virtud de una Orden del Hospital para atacar a un testigo de Jehová con una botella rota en Mirfield.

Leeds Crown Court oído Shaun Dawson, que tenía una larga historia de enfermedad mental, había comenzado a asistir al Salón del Reino de los Testigos de Jehová en Newgate alrededor de noviembre de 2014.

Pero a medida que pasaba el tiempo la congregación se dio cuenta de que se estaba convirtiendo perjudicial y se le pidió no asistir de nuevo.

Michael Smith fiscalía dijo a la corte que antes del ataque el 12 de febrero del año pasado Dawson admitió que había empezado a tener ideas delirantes de que la gente iba a su casa y robar cosas, incluyendo su comida.

En el día preocupa que se presentó en la sala que lleva dos botellas y cuando alguien intentó que dejara de entrar en él rompió una de las botellas contra una pared y la clavó en la cara de Alex Rees.

Luego rompió la segunda botella sobre la cabeza del Sr. Rees antes de que algunos miembros de la congregación logró inmovilizarlo hasta que llegó la policía, mientras que otros ayudaron al herido.

El tribunal fue informado de Dawson no era apto para ser entrevistado de inmediato debido a su estado mental, pero más tarde admitió responsabilidad. Rees, de 35 años, ahora se queda con una cicatriz permanente por su mejilla izquierda, como resultado del ataque.

Leeds Crown Court

Stephen Wood que representa Dawson dijo que los psiquiatras le habían diagnosticado que padece esquizofrenia paranoide que requirió tratamiento en el hospital y una cama estaba disponible para él en el Centro de Bretton en Wakefield.

Dawson, de 37 años, admitió hiriendo a Rees con la intención y se le ordenó ser detenida en virtud de la sección 37 de la Ley de salud mental y para el que la detención es, sin límite de tiempo en la Sección 41.

El juez Geoffrey Marson QC dijo que la evidencia psiquiátrica indicó que sufría de un trastorno mental, esquizofrenia paranoide, que era de un grado tal que fue necesario detenerlo para el tratamiento en el hospital.

Dijo que teniendo en cuenta la naturaleza de la infracción, la enfermedad de larga data de Dawson, que había participado ingreso previo en el hospital y su falta de cooperación en ocasiones era necesario tener una orden de restricción.

Y agregó: "Sin embargo seria el caso es que es un caso de tratamiento en lugar de castigo."

 

CULTURA // LA LEY DEL MENOR Ningún niño es una isla en el mar de lo verosímil

13:08 | La última novela de Ian McEwan apuesta, nuevamente, a centrarse en la profesión del personaje principal- como ocurrió en Solar, Operación Dulce y Sábado-  para narrar una historia con pausas y pequeños giros.

 

Fiona Maye es una jueza que vive en Londres y que vuelve a verse enfrentada a un caso en el que el triángulo entre la fe, la justicia y la moral se le presenta como desafío. Un encuentro que termina virando hacia una reflexión que la absorbe entre la ética y las pasiones.

 

Maye debe dictar una resolución en el caso de Adam Henry, testigo de Jehová de casi 18 años que requiere una transfusión para salvar su vida. ¿Él es capaz de rechazar el tratamiento médico como menor consciente y pleno de derechos o es su religión la que no lo deja ver el bosque que rodea la muerte o, en el mejor de los casos, una vida limitada?.

 

Pero en La ley del menor, editado por Anagrama (2015) con traducción de Jaime Zulaika, no sólo se trata de dictaminar si debe o no realizarse la transfusión a un paciente.

 

McEwan alerta al lector mínimamente atento desde un comienzo. Hay "algo más". La vida personal de la jueza funciona como colchón blando para las páginas duras de tecnicismos legales - que como ocurrió por ejemplo en Sábado- hacen que el autor construya un mundo verosímil en escenarios, diálogos y pensamientos para su personaje.  En los agradecimientos, el novelista cita a Sir Alan Ward quien fuera magistrado del Tribunal de Apelación en Londres centrándose en casos que actuaron como disparadores para la historia.

 

La fe del personaje está puesta en hacer lo que cree correcto aunque muchas veces funcione como un "arrodilláte ante la justicia y creerás" ante un "bienestar" que adquiere cualidades filosóficas sobre qué es una buena vida. El menor no está aislado en ninguno de los casos que debe juzgar Fiona. No hay islas, hay relaciones y algunas que coquetean demasiado con los supuestos límites de lo  "correcto".

 

El autor también apunta a señalar consumos culturales y posiciones para su personaje, a veces de forma más sutil, otras no tanto como cuando introduce la guerra civil en Siria a través de la noticia- claramente sesgada- de un diario, o el machismo en el ambiente profesional en el que se mueve la jueza.

 

McEwan utiliza su fórmula conocida; no es real pero claro que podría serlo. Y le suma ese "algo más" que hace que la historia no se quede en lo que puede predecirse cien páginas antes de que termine el libro. Como indica el autor el "deshielo no era rápido ni lineal" y la isla se mantiene a flote hasta el final.

 

 

 

La ley del menor, Ian McEwan

Anagrama, 2015

212 páginas

Original: The Children Act, 2014.

 

Testigos de Jehová vuelven al tribunal por más acceso a urbanizaciones

Archivo

Foto:

Los Testigos de Jehová acudieron otra vez al Tribunal Federal para pedir una extensión a la orden que les permite acceso a las urbanizaciones con control de acceso.

El reclamo, apoyado en la decisión de marzo de 2013 del juez federal Gustavo Gelpí, que ordena que a los Testigos de Jehová se les permita la entrada a los complejos de vivienda con control de acceso en el área metropolitana, fue radicada el pasado viernes.

La nueva petición solicita que se incluya más de una veintena de municipios de la isla que no estaban incluidos en el grupo original que figuraba en la demanda.

Hormigueros, Humacao, Isabela, Juana Díaz, Loíza, Luquillo, Manatí, Mayaguez, Naguabo, Patillas, Río Grande, Salinas, San Germán, San Lorenzo, Toa Alta, Toa Baja, Vega Alta, Villalba, Yauco, Aguada, Aguas Buenas, Añasco, Arecibo, Barceloneta, Cabo Rojo, Camuy, Canóvanas, Carolina, Cataño, Cayey, Cidra, Coamo, Corozal, Fajardo, Florida, Guánica, Guayama y Hatillo, son los pueblos que aparecen en el reclamo legal.

El recurso fue sometido en el Tribunal Federal de Hato Rey, a través de un interdicto y una petición de resolución expedita, por lo que pidieron una vista antes del próximo 27 de febrero.

La organización religiosa alega que los pueblos que no estaban incluidos en la demanda original— Bayamón, Caguas, Dorado, Gurabo, Guaynabo, Trujillo Alto, Santa Isabel, San Juan, Vega Baja y Ponce— se han rehusado a “cumplir voluntariamente” con la orden del juez.

Los Testigos de Jehová alegan que el impedirles la entrada en las urbanizaciones con control de acceso, viola su libertad de expresión.

 

Obtiene amparo testigo de Jehová

 

 

·        

Víctor Ramos López recibió la suspensión definitiva de amparo para ser intervenido de una fractura de tibia y peroné, sin recibir transfusión sanguínea. Foto: EL NORTE

 

José Villasáez

Monterrey, México (13 febrero 2016).- En un caso inédito en Nuevo León, un testigo de Jehová logró una suspensión definitiva de amparo para ser operado sin transfusión de sangre.

Un juez federal falló a favor de Víctor Ramos López, de 46 años, para que sea intervenido de una fractura de tibia y peroné en el Hospital de Zona sin recibir transfusión sanguínea.

Iván Millán Escalera, Juez Primero de Distrito en Materia Administrativa, resolvió en base al derecho del paciente a su libre creencia religiosa.

Los testigos de Jehová se oponen a las transfusiones de sangre.

El 16 de diciembre pasado, Ramos López fue arrollado por un auto cuando se trasladaba en su motocicleta en San Nicolás.

Desde entonces está internado en el Hospital de Zona 21 del IMSS, en donde le fue practicada una primera cirugía de emergencia.

"Al ingresar inmediatamente se identifica como testigo de Jehová y les hace ver que por ningún motivo acepta transfusión sanguínea", explicó su abogado, Francisco Leza.

La primera intervención se hace sin transfusión, pero posteriormente, al querer practicarle una segunda cirugía, el personal médico le señala al paciente que tiene que dar su consentimiento en caso de requerir sangre.

Ramos López se niega, por lo que el hospital le informa que sería dado de alta sin ser operado, dijo el litigante.

"Inmediatamente que es rechazado en el quirófano, en la misma noche se interpone una demanda de amparo", señaló.

"Se solicita la suspensión del acto reclamado, en este caso que lo den de alta, y lo relativo a la operación sin necesidad de transfusión".

Apenas el lunes, dijo, el juez federal otorgó la suspensión definitiva de amparo.

"Procede conceder la suspensión definitiva que solicita el quejoso, para el efecto de que pueda ser sometido a la cirugía que requiere producto de la fractura que sufrió en su pierna izquierda, sin que para ello sea impedimento su determinación de que no se le practique ninguna transfusión sanguínea", señala la resolución.

El abogado dijo que es el primer amparo de este tipo logrado en Nuevo León.



Jason Worilds reportedly left football for Jehovah's Witnesses

Then-Pittsburgh outside linebacker Jason Worilds rushes against Cleveland Browns tackle Mitchell Schwartz last October. (David Richard / Associated Press)

 

Former Steelers linebacker Jason Worilds is vague about why he stepped away from a likely huge payday

Jason Worilds was vague Tuesday when giving a reason for his decision to "step away from football" as a 27-year-old who presumably could have made a lot of cash on the free-agent market.

But the Pittsburgh Post-Gazette reported Thursday that Steelers sources said their former linebacker left the game in order to work for his religion, the Jehovah’s Witnesses.

The report also said Worilds informed the Steelers of his decision by phone Tuesday.

Worilds, who had 7.5 sacks while making $10 million in 2014, was considered one of the top outside linebackers available when free agency began Tuesday. That night he tweeted out a big announcement, but it had nothing to do with a new contract or a huge payday:

"I appreciate all of the interest from the organizations that have reached out to us the past few days. With that being said, after much thought & consideration I have chosen to step away from football as I have opted to pursue other interests.

"I am especially grateful of the opportunity to play before some of the greatest fans in football today. Despite any concern and speculation that may ensue, I appreciate those that are respectful of my decision."

Soon after, CBS Sports' Jason La Canfora tweeted: "Worilds had undergone a spiritual awakening and his calling is now in that domain. Wish him all the best in his new pursuits."

But Worilds appeared to shoot that down by responding to La Canfora's post on Twitter: " 'A spiritual awakening'.. Really?.."

Worilds has yet to speak publicly about his decision. He told Trib Total Media on Wednesday, “I don't know when I'll speak on it or if I will.”

 

.