Google Website Translator Gadget

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese foro de coches Japanese catálogos de Korean entrevistas a Arabic Chinese Simplified

Buscar este blog

Cargando...

Traductor

miércoles, 19 de octubre de 2011

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático del año 2011 Semana 17 de Octubre

Lectura de la Biblia: Proverbios 12 a 16

Núm. 1: Proverbios 15:1-17
Núm. 2: ¿En qué sentido son las oraciones aceptables como incienso fragante para Jehová? (Sal. 141:2; Rev. 5:8)
Núm. 3: ¿Qué señal indica que vivimos en los últimos días? (rs pág. 420 párr. 1)

(Proverbios 12:1-16:33)
Proverbios 12


12 El que ama la disciplina ama el conocimiento, pero el que odia la censura es irrazonable. 2 El que es bueno consigue aprobación de parte de Jehová, pero al hombre de ideas [inicuas] él lo pronuncia inicuo. 3 Ningún hombre será firmemente establecido por la iniquidad; pero en cuanto al fundamento-raíz de los justos, no se le hará bambolear. 4 Una esposa capaz es una corona para su dueño, pero como podredumbre en sus huesos es la que actúa vergonzosamente. 5 Los pensamientos de los justos son juicio; el manejo de los inicuos es engaño. 6 Las palabras de los inicuos son un estar al acecho por sangre, pero la boca de los rectos es lo que los librará. 7 Hay un derribar a los inicuos, y ya no son, pero la mismísima casa de los justos continuará en pie. 8 Por su boca de discreción será alabado el hombre, pero el que es avieso de corazón llegará a ser objeto de desprecio. 9 Mejor es el que es estimado en poco, pero tiene siervo, que el que a sí mismo se glorifica, pero carece de pan. 10 El justo está cuidando del alma de su animal doméstico, pero las misericordias de los inicuos son crueles. 11 El que cultiva su terreno quedará satisfecho él mismo con pan, pero el que sigue tras cosas que nada valen es falto de corazón. 12 El inicuo ha deseado la presa prendida en la red de los hombres malos; pero en cuanto a la raíz de los justos, esta rinde. 13 Por la transgresión de los labios el malo es cogido en lazo, pero el justo logra salir de la angustia. 14 Del fruto de la boca de un hombre este se satisface de lo bueno, y lo mismísimo que hayan obrado las manos de un hombre volverá a él. 15 El camino del tonto es recto a sus propios ojos, pero el que escucha el consejo es sabio. 16 Es persona tonta la que da a conocer su irritación en el [mismo] día, pero el sagaz encubre una deshonra. 17 El que lanza fidelidad informa lo que es justo; pero un testigo falso, engaño. 18 Existe el que habla irreflexivamente como con las estocadas de una espada, pero la lengua de los sabios es una curación. 19 El labio de la verdad es el que será establecido firmemente para siempre, pero la lengua de falsedad no durará más de un momento. 20 El engaño está en el corazón de los que fabrican la maldad, pero los que aconsejan la paz tienen regocijo. 21 Nada perjudicial le acaecerá al justo, pero los inicuos son los que ciertamente estarán llenos de calamidad. 22 Los labios falsos son cosa detestable a Jehová, pero los que actúan en fidelidad le son un placer. 23 El hombre sagaz encubre conocimiento, pero el corazón de los estúpidos es uno que proclama tontedad. 24 La mano de los diligentes es la que gobernará, pero la mano floja llegará a usarse para trabajo forzado. 25 La solicitud ansiosa en el corazón de un hombre es lo que lo agobia, pero la buena palabra es lo que lo regocija. 26 El justo espía su propio pasto, pero el mismísimo camino de los inicuos hace que anden errantes. 27 La flojedad no activa los animales de caza para uno, pero el diligente es la riqueza preciosa de un hombre. 28 En la senda de la justicia hay vida, y el viaje en su sendero no significa muerte.

Proverbios 13
13Un hijo es sabio donde hay la disciplina de un padre, pero el burlador es uno que no ha oído la reprensión. 2 Del fruto de su boca el hombre come lo bueno, pero la mismísima alma de los que tratan traidoramente es violencia. 3 El que vigila su boca está guardando su alma. El que abre con anchura sus labios... tendrá ruina. 4 El perezoso se muestra deseoso, pero su alma nada [tiene]. No obstante, la mismísima alma de los diligentes será engordada. 5 Una palabra falsa es lo que el justo odia, pero los inicuos actúan vergonzosamente y se acarrean afrenta. 6 La justicia misma salvaguarda al que es innocuo en su camino, pero la iniquidad es lo que subvierte al pecador. 7 Existe el que se da por rico y, no obstante, no tiene nada en absoluto; hay el que se da por persona de escasos recursos y, no obstante, [tiene] muchas cosas valiosas. 8 El rescate del alma de un hombre es su riqueza, pero el de escasos recursos no ha oído la reprensión. 9 La mismísima luz de los justos se regocijará; pero la lámpara de los inicuos... se extinguirá. 10 Por la presunción solo se ocasiona una lucha, pero con los que consultan juntos hay sabiduría. 11 Las cosas valiosas que resultan de la vanidad decrecen, pero el que junta con la mano es el que logra aumento. 12 La expectación pospuesta enferma el corazón, pero la cosa deseada es árbol de vida cuando sí viene. 13 Del que ha despreciado la palabra, de él se quitará una prenda [de deudor]; pero el que teme el mandamiento es el que será recompensado. 14 La ley del sabio es fuente de vida, para apartar a uno de los lazos de la muerte. 15 La buena perspicacia misma da favor, pero el camino de los de tratos traicioneros es escarpado. 16 Todo el que es sagaz actúa con conocimiento, pero el que es estúpido disemina tontedad. 17 Un mensajero que es inicuo cae en lo malo, pero un enviado fiel es una curación. 18 El que descuida la disciplina [para en] pobreza y deshonra, pero el que guarda una censura es el que es glorificado. 19 El deseo, cuando se realiza, es placentero al alma; pero es cosa detestable a los estúpidos apartarse del mal. 20 El que está andando con personas sabias se hará sabio, pero al que está teniendo tratos con los estúpidos le irá mal. 21 Es a los pecadores a quienes la calamidad persigue, pero es a los justos a quienes el bien recompensa. 22 El que es bueno deja una herencia a los hijos de los hijos, y la riqueza del pecador es algo que está atesorado para el justo. 23 El terreno arado de personas de escasos recursos [rinde] mucho alimento, pero existe quien es barrido por falta de juicio. 24 El que retiene su vara odia a su hijo, pero el que lo ama es el que de veras lo busca con disciplina. 25 El justo come hasta que su alma queda satisfecha, pero el vientre de los inicuos estará vacío.


Proverbios 14

14 La mujer verdaderamente sabia ha edificado su casa, pero la tonta la demuele con sus propias manos. 2 El que anda en su rectitud teme a Jehová, pero el que es torcido en sus caminos Lo desprecia. 3 La vara de la altivez está en la boca del tonto, pero los mismísimos labios de los sabios los guardarán. 4 Donde no hay ganado vacuno el pesebre está limpio, pero la cosecha es abundante debido al poder de un toro. 5 Un testigo fiel es uno que no miente, pero un testigo falso lanza simples mentiras. 6 El burlador ha procurado hallar sabiduría, y no la hay; pero para el entendido el conocimiento es cosa fácil. 7 Vete de enfrente del hombre estúpido, porque ciertamente no notarás los labios del conocimiento. 8 La sabiduría del sagaz es entender su camino, pero la tontedad de los estúpidos es engaño. 9 Tontos son los que hacen escarnio de la culpa, pero entre los rectos hay acuerdo. 10 El corazón se da cuenta de la amargura del alma de uno, y en su regocijo no se entremete ningún extraño. 11 La casa de los inicuos será aniquilada, pero la tienda de los rectos florecerá. 12 Existe un camino que es recto ante el hombre, pero los caminos de la muerte son su fin después. 13 Aun en la risa el corazón puede estar con dolor; y es en desconsuelo en lo que termina el regocijo. 14 El que es de corazón sin fe se satisfará con los resultados de sus propios caminos; pero el hombre bueno, con los resultados de sus tratos. 15 Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra, pero el sagaz considera sus pasos. 16 El sabio teme y se aparta de lo malo, pero el estúpido se pone furioso y confiado en sí mismo. 17 El que es presto para la cólera comete tontedad, pero el hombre de capacidades de pensar es odiado. 18 Los inexpertos ciertamente tomarán posesión de la tontedad, pero los sagaces llevarán el conocimiento como prenda sobre la cabeza. 19 Los malos tendrán que inclinarse ante los buenos; y los inicuos, a las puertas del justo. 20 El que es de escasos recursos es objeto de odio hasta a su semejante, pero son muchos los amigos del rico. 21 El que desprecia a su propio semejante está pecando, pero feliz es el que está mostrando favor a los afligidos. 22 ¿Acaso los que idean la maldad no andarán errantes? Pero hay bondad amorosa y apego a la verdad en cuanto a los que idean lo bueno. 23 Por toda clase de trabajo afanoso llega a haber una ventaja, pero meramente la palabra de los labios [tiende] a la carencia. 24 La corona de los sabios es su riqueza; la tontedad de los estúpidos es tontedad. 25 Un testigo verdadero está librando almas, pero uno que es engañoso lanza simples mentiras. 26 En el temor de Jehová hay fuerte confianza, y para sus hijos llegará a haber un refugio. 27 El temor de Jehová es un pozo de vida, para apartar de los lazos de la muerte. 28 En la multitud de pueblo está el adorno del rey, pero en la falta de población está la ruina del alto funcionario. 29 El que es tardo para la cólera abunda en discernimiento, pero el que es impaciente está ensalzando la tontedad. 30 Un corazón calmado es la vida del organismo de carne, pero los celos son podredumbre a los huesos. 31 El que defrauda al de condición humilde ha vituperado a su Hacedor, pero el que muestra favor al pobre Lo glorifica. 32 A causa de su maldad, el inicuo será empujado abajo, pero el justo hallará refugio en su integridad. 33 En el corazón del entendido descansa la sabiduría, y en medio de los estúpidos llega a ser conocida. 34 La justicia es lo que ensalza a una nación, pero el pecado es cosa afrentosa a los grupos nacionales. 35 El placer del rey está con el siervo que actúa con perspicacia, pero su furor llega a estar para con el que actúa vergonzosamente.

Proverbios 15

15 La respuesta, cuando es apacible, aparta la furia, pero la palabra que causa dolor hace subir la cólera. 2 La lengua de los sabios hace el bien con el conocimiento, pero la boca de los estúpidos hace salir burbujeando la tontedad. 3 Los ojos de Jehová están en todo lugar, vigilando a los malos y a los buenos. 4 La calma de la lengua es árbol de vida, pero el torcimiento en ella significa un quebrantamiento del espíritu. 5 Cualquiera que es tonto trata con falta de respeto la disciplina de su padre, pero cualquiera que hace caso de la censura es sagaz. 6 En la casa del justo hay un repuesto abundante, pero en el producto del inicuo hay el acarrearse extrañamiento. 7 Los labios de los sabios siguen esparciendo conocimiento, pero el corazón de los estúpidos no es así. 8 El sacrificio de los inicuos es cosa detestable a Jehová, pero la oración de los rectos le es un placer. 9 El camino del inicuo es cosa detestable a Jehová, pero él ama al que sigue tras la justicia. 10 La disciplina le es mala al que deja la senda; cualquiera que odia la censura morirá. 11 El Seol y [el lugar de] la destrucción están enfrente de Jehová. ¡Cuánto más los corazones de los hijos de la humanidad! 12 El burlador no ama al que le censura. A los sabios no quiere ir. 13 Un corazón gozoso tiene buen efecto en el semblante, pero a causa del dolor del corazón hay un espíritu herido. 14 El corazón entendido es el que busca el conocimiento, pero la boca de los estúpidos es la que aspira a la tontedad. 15 Todos los días del afligido son malos; pero el que es bueno de corazón [tiene] un banquete constantemente. 16 Mejor es un poco en el temor de Jehová que una abundante provisión y, junto con ella, confusión. 17 Mejor es un plato de legumbres donde hay amor que un toro cebado en pesebre y, junto con él, odio. 18 Un hombre enfurecido suscita contienda, pero el que es tardo para la cólera apacigua la riña. 19 El camino del perezoso es como seto de abrojos, pero la senda de los rectos es un camino levantado. 20 Hijo sabio es el que regocija a un padre, pero un hombre estúpido está despreciando a su madre. 21 La tontedad es un regocijo al que es falto de corazón, pero el hombre de discernimiento es el que va directamente adelante. 22 Resultan frustrados los planes donde no hay habla confidencial, pero en la multitud de consejeros hay logro. 23 El hombre tiene regocijo en la respuesta de su boca, y una palabra a su tiempo apropiado, ¡oh, cuán buena es! 24 La senda de la vida es hacia arriba para uno que obra con perspicacia, para apartarse del Seol allá abajo. 25 La casa de los que a sí mismos se ensalzan será demolida por Jehová, pero él fijará el lindero de la viuda. 26 Los proyectos del malo son cosa detestable a Jehová, pero los dichos agradables son limpios. 27 El que saca ganancia injusta está acarreando extrañamiento a su propia casa, pero el que odia las dádivas es el que seguirá viviendo. 28 El corazón del justo medita para responder, pero la boca de los inicuos hace salir burbujeando cosas malas. 29 Jehová está muy lejos de los inicuos, pero oye la oración de los justos. 30 El brillo de los ojos regocija el corazón; un informe que es bueno engorda los huesos. 31 El oído que escucha la censura de la vida se aloja precisamente en medio de los sabios. 32 Cualquiera que esquiva la disciplina rechaza su propia alma, pero el que escucha la censura adquiere corazón. 33 El temor de Jehová es disciplina hacia la sabiduría, y antes de la gloria hay humildad.


Proverbios 16

16 Al hombre terrestre pertenecen los arreglos del corazón, pero de Jehová procede la respuesta de la lengua. 2 Todos los caminos del hombre son puros a sus propios ojos, pero Jehová está avaluando los espíritus. 3 Haz rodar sobre Jehová mismo tus obras, y tus planes serán firmemente establecidos. 4 Todo lo ha hecho Jehová para su propósito, sí, hasta al inicuo para el día malo. 5 Todo el que es orgulloso de corazón es cosa detestable a Jehová. Mano [puede unirse] a mano; [no obstante,] uno no quedará libre de castigo. 6 Por bondad amorosa y apego a la verdad se expía el error, y en el temor de Jehová uno se aparta de lo malo. 7 Cuando Jehová se complace en los caminos de un hombre, hace que hasta los enemigos mismos de este estén en paz con él. 8 Mejor es un poco con justicia que una abundancia de productos sin rectitud. 9 El corazón del hombre terrestre puede idear su camino, pero la dirección de sus pasos la efectúa Jehová mismo. 10 Decisión inspirada debe estar sobre los labios de un rey; en el juicio no debe resultar infiel su boca. 11 Indicador y balanza justos pertenecen a Jehová; todas las pesas de piedra de la bolsa son su obra. 12 El hacer iniquidad es cosa detestable a los reyes, pues por la justicia se establece firmemente el trono. 13 Los labios de la justicia son un placer para un rey magnífico; y él ama al que habla cosas rectas. 14 La furia de un rey significa mensajeros de muerte, pero el hombre sabio es el que la evita. 15 En la luz del rostro del rey hay vida, y su buena voluntad es como la nube de lluvia primaveral. 16 El conseguir sabiduría es ¡oh, cuánto mejor que el oro! Y el conseguir entendimiento ha de escogerse más que la plata. 17 La calzada de los rectos es apartarse de lo malo. El que está salvaguardando su camino está guardando su alma. 18 El orgullo está antes de un ruidoso estrellarse; y un espíritu altivo, antes del tropiezo. 19 Mejor es ser humilde de espíritu con los mansos que dividir el despojo con los que a sí mismos se ensalzan. 20 El que está mostrando perspicacia en un asunto hallará el bien, y feliz es el que está confiando en Jehová. 21 El que es sabio de corazón será llamado entendido, y el que es dulce de labios añade persuasiva. 22 A sus dueños la perspicacia es un pozo de vida; y la disciplina de los tontos es la tontedad. 23 El corazón del sabio hace que su boca muestre perspicacia, y a sus labios añade persuasiva. 24 Los dichos agradables son un panal de miel, dulces al alma y una curación a los huesos. 25 Existe un camino que es recto delante del hombre, pero los caminos de la muerte son el fin de él después. 26 El alma del que trabaja duro ha trabajado duro para él, porque su boca lo ha apremiado fuertemente. 27 Un hombre que para nada sirve desentierra lo que es malo, y sobre sus labios hay, por decirlo así, un fuego abrasador. 28 El hombre de intrigas sigue enviando contienda, y el calumniador está separando a los que se han familiarizado entre sí. 29 El hombre de violencia seduce a su prójimo, y ciertamente lo hace ir por un camino que no es bueno. 30 Con los ojos parpadea para tramar intrigas. Apretando los labios, ciertamente lleva a cabo a grado cabal la maldad. 31 La canicie es corona de hermosura cuando se halla en el camino de la justicia. 32 El que es tardo para la cólera es mejor que un hombre poderoso; y el que controla su espíritu, que el que toma una ciudad. 33 En el regazo se echa la suerte, pero de Jehová procede toda decisión por ella.

Núm. 1:Proverbios 15:1-17



15 La respuesta, cuando es apacible, aparta la furia, pero la palabra que causa dolor hace subir la cólera. 2 La lengua de los sabios hace el bien con el conocimiento, pero la boca de los estúpidos hace salir burbujeando la tontedad. 3 Los ojos de Jehová están en todo lugar, vigilando a los malos y a los buenos. 4 La calma de la lengua es árbol de vida, pero el torcimiento en ella significa un quebrantamiento del espíritu. 5 Cualquiera que es tonto trata con falta de respeto la disciplina de su padre, pero cualquiera que hace caso de la censura es sagaz. 6 En la casa del justo hay un repuesto abundante, pero en el producto del inicuo hay el acarrearse extrañamiento. 7 Los labios de los sabios siguen esparciendo conocimiento, pero el corazón de los estúpidos no es así. 8 El sacrificio de los inicuos es cosa detestable a Jehová, pero la oración de los rectos le es un placer. 9 El camino del inicuo es cosa detestable a Jehová, pero él ama al que sigue tras la justicia. 10 La disciplina le es mala al que deja la senda; cualquiera que odia la censura morirá. 11 El Seol y [el lugar de] la destrucción están enfrente de Jehová. ¡Cuánto más los corazones de los hijos de la humanidad! 12 El burlador no ama al que le censura. A los sabios no quiere ir. 13 Un corazón gozoso tiene buen efecto en el semblante, pero a causa del dolor del corazón hay un espíritu herido. 14 El corazón entendido es el que busca el conocimiento, pero la boca de los estúpidos es la que aspira a la tontedad. 15 Todos los días del afligido son malos; pero el que es bueno de corazón [tiene] un banquete constantemente. 16 Mejor es un poco en el temor de Jehová que una abundante provisión y, junto con ella, confusión. 17 Mejor es un plato de legumbres donde hay amor que un toro cebado en pesebre y, junto con él, odio.




Núm. 2: ¿En qué sentido son las oraciones aceptables como incienso fragante para Jehová? 
(Sal. 141:2; Rev. 5:8)

(Salmo 141:2) Que mi oración esté preparada como incienso delante de ti; el levantar las palmas de mis manos, como la ofrenda de grano al atardecer.


(Revelación 5:8) Y cuando tomó el rollo, las cuatro criaturas vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron delante del Cordero, cada uno teniendo un arpa y tazones de oro que estaban llenos de incienso, y el [incienso] significa las oraciones de los santos.


w 06 1/9 p22-26  Cómo acercarnos al “Oidor de la oración”

En la congregación cristiana

12 Los cristianos no necesitamos sacerdotes que nos representen ni un templo hacia el cual mirar cuando oramos. No obstante, Jehová todavía tiene un medio para que nos acerquemos a él. ¿Cuál es? El templo espiritual, que entró en funciones en el año 29 de nuestra era cuando Cristo fue ungido y designado Sumo Sacerdote. Ese templo era el nuevo medio para adorar a Jehová en virtud del sacrificio propiciatorio de Jesucristo (Hebreos 9:11, 12).


13 Muchos elementos del templo de Jerusalén simbolizan adecuadamente los diversos aspectos del templo espiritual, algunos de los cuales tienen que ver con la oración (Hebreos 9:1-10). Por ejemplo, ¿qué representaba el incienso que se ofrecía mañana y tarde sobre el altar que había en el compartimiento llamado el Santo? Según el libro de Revelación [Apocalipsis], “el incienso significa las oraciones de los santos” (Revelación 5:8; 8:3, 4). David escribió bajo inspiración: “Que mi oración esté preparada como incienso delante de ti” (Salmo 141:2). De manera que en la congregación cristiana, el incienso representa muy bien las oraciones y la alabanza que Jehová acepta (1 Tesalonicenses 3:10).


14 ¿Quiénes pueden acercarse a Dios en este templo espiritual? En el templo físico, los sacerdotes y los levitas tenían el privilegio de servir en el patio interior, pero solo los sacerdotes podían entrar en el Santo. Los cristianos ungidos que tienen la esperanza de ir al cielo poseen una condición espiritual única representada por el patio interior y el Santo, condición que les permite ofrecer oraciones y alabanzas a Dios.


15 ¿Y en qué situación se hallan las “otras ovejas”, que tienen la esperanza de vivir en la Tierra? (Juan 10:16.) El profeta Isaías indicó que personas de muchas naciones vendrían a adorar a Jehová “en la parte final de los días” (Isaías 2:2, 3). También escribió que habría “extranjeros” que se unirían a Jehová para servirle. Dios, por su parte, manifestó su deseo de aceptarlos diciendo: “Haré que se regocijen dentro de mi casa de oración” (Isaías 56:6, 7). Revelación 7:9-15 da más detalles al describir a “una gran muchedumbre [...] de todas las naciones” que se reúne para adorar a Dios y para orarle “día y noche” en el patio exterior del templo espiritual. Es un verdadero consuelo saber que los siervos de Dios podemos acercarnos a él libremente, con la total confianza de que él nos escucha.



¿Qué oraciones acepta Dios?


16 Los primeros cristianos eran hombres y mujeres de oración. ¿Acerca de qué oraban? Los ancianos de las congregaciones, por ejemplo, pedían la guía divina a la hora de elegir a los hombres que ocuparían puestos de responsabilidad (Hechos 1:24, 25; 6:5, 6). Epafras rogó por sus hermanos en la fe (Colosenses 4:12). La congregación de Jerusalén oró por Pedro cuando estuvo encarcelado (Hechos 12:5). Los primeros cristianos también pidieron a Dios valor para enfrentar a sus opositores diciendo: “Jehová, da atención a sus amenazas, y concede a tus esclavos que sigan hablando tu palabra con todo denuedo” (Hechos 4:23-30). El discípulo Santiago instó a los cristianos a pedirle a Dios sabiduría cuando se encontraran bajo prueba (Santiago 1:5). ¿Incluimos asuntos como estos en nuestras peticiones a Jehová?


17 Ahora bien, Dios no acepta todas las oraciones. ¿Cómo estar seguros, entonces, de que oirá las nuestras? Los hombres fieles a quienes Dios escuchó en la antigüedad se acercaron a él con sinceridad y una actitud correcta; tuvieron fe y la demostraron con buenas obras. Si nosotros nos acercamos a Jehová de la misma forma que ellos, tenemos garantizado que nos escuchará.


18 Hay una condición más que cumplir. El apóstol Pablo explicó de qué se trata cuando dijo: “Mediante él [...] tenemos el acceso al Padre por un solo espíritu”. ¿A quién se refirió Pablo con las palabras “mediante él”? A Jesucristo (Efesios 2:13, 18). En efecto, es solo a través de Jesús que podemos acercarnos libremente al Padre (Juan 14:6; 15:16; 16:23, 24).


19 Como ya dijimos, el incienso que ofrecían los sacerdotes israelitas representa las oraciones que los fieles elevan a Dios y que él acepta. Sin embargo, hubo ocasiones en las que Jehová consideró repulsivas las ofrendas de incienso de los israelitas. Un ejemplo de ello fue cuando quemaron incienso en el templo mientras se inclinaban ante ídolos (Ezequiel 8:10, 11). Así mismo, hoy día las oraciones de quienes dicen servir a Jehová pero hacen cosas que chocan con sus leyes son para él como un olor pestilente (Proverbios 15:8). Por eso, si queremos que nuestras oraciones sean para Dios como incienso fragante, sigamos llevando una vida limpia en todo aspecto. A Jehová le deleitan las oraciones de quienes siguen sus justos caminos (Juan 9:31). Pero aún quedan pendientes algunas preguntas: ¿Cómo debemos orar? ¿Sobre qué cosas podemos orar? ¿Cómo contesta Dios nuestras oraciones? El siguiente artículo analizará estas y otras preguntas.

 





Núm. 3: ¿Qué señal indica que vivimos en los últimos días? (rs pág. 420 párr. 1)

*** rs pág. 420 párr. 1 Últimos días ***

¿Qué indica que hoy vivimos en “los últimos días”?


La Biblia describe acontecimientos y condiciones que marcan este significativo período. “La señal” es una señal compuesta de muchas pruebas; por consiguiente, su cumplimiento requiere que todos los aspectos de la señal se hagan claramente manifiestos durante una misma generación. Los varios aspectos de la señal se hallan registrados en los capítulos 24 y 25 de Mateo, 13 de Marcos y 21 de Lucas; hay más detalles en 2 Timoteo 3:1-5, 2 Pedro 3:3, 4 y Revelación 6:1-8. A modo de ilustración, consideraremos algunas partes sobresalientes de la señal.


(Mateo 24:1-51) Partiendo en seguida, Jesús se iba del templo, pero sus discípulos se acercaron para mostrarle los edificios del templo. 2 En respuesta él les dijo: “¿No contemplan todas estas cosas? En verdad les digo: De ningún modo se dejará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada”. 3 Estando él sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él los discípulos privadamente, y dijeron: “Dinos: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y de la conclusión del sistema de cosas?”. 4 Y en contestación, Jesús les dijo: “Cuidado que nadie los extravíe; 5 porque muchos vendrán sobre la base de mi nombre, diciendo: ‘Yo soy el Cristo’, y extraviarán a muchos. 6 Ustedes van a oír de guerras e informes de guerras; vean que no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que suceder, mas todavía no es el fin. 7 ”Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. 8 Todas estas cosas son principio de dolores de angustia. 9 ”Entonces los entregarán a tribulación y los matarán, y serán objeto de odio de parte de todas las naciones por causa de mi nombre. 10 Entonces, también, a muchos se les hará tropezar, y se traicionarán unos a otros y se odiarán unos a otros. 11 Y muchos falsos profetas se levantarán y extraviarán a muchos; 12 y por el aumento del desafuero se enfriará el amor de la mayor parte. 13 Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo. 14 Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. 15 ”Por lo tanto, cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un lugar santo (use discernimiento el lector), 16 entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas. 17 El que esté sobre la azotea no baje para sacar los efectos de su casa; 18 y el que esté en el campo no vuelva a la casa a recoger su prenda de vestir exterior. 19 ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! 20 Sigan orando que su huida no ocurra en tiempo de invierno, ni en día de sábado; 21 porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. 22 De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados. 23 ”Entonces si alguien les dice: ‘¡Miren! Aquí está el Cristo’, o: ‘¡Allá!’, no lo crean. 24 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas y darán grandes señales y prodigios para extraviar, si fuera posible, hasta a los escogidos. 25 ¡Miren! Les he avisado de antemano. 26 Por eso, si les dicen: ‘¡Miren! Está en el desierto’, no salgan; ‘¡Miren! Está en los aposentos interiores’, no lo crean. 27 Porque así como el relámpago sale de las partes orientales y resplandece hasta las partes occidentales, así será la presencia del Hijo del hombre. 28 Dondequiera que esté el cadáver, allí se reunirán las águilas. 29 ”Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días el sol será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo, y los poderes de los cielos serán sacudidos. 30 Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. 31 Y él enviará sus ángeles con un gran sonido de trompeta, y ellos reunirán a los escogidos de él desde los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta su otro extremo. 32 ”Ahora bien, aprendan de la higuera como ilustración este punto: Luego que su rama nueva se pone tierna y brota hojas, ustedes saben que el verano está cerca. 33 Así mismo también, ustedes, cuando vean todas estas cosas, sepan que él está cerca, a las puertas. 34 En verdad les digo que de ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas estas cosas. 35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras de ningún modo pasarán. 36 ”Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre. 37 Porque así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre. 38 Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; 39 y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre. 40 Entonces dos hombres estarán en el campo: uno será llevado, y el otro será abandonado; 41 dos mujeres estarán moliendo en el molino de mano: una será llevada, y la otra será abandonada. 42 Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor. 43 ”Mas sepan una cosa, que si el amo de casa hubiera sabido en qué vigilia habría de venir el ladrón, se habría quedado despierto y no habría permitido que forzaran su casa. 44 Por este motivo, ustedes también demuestren estar listos, porque a una hora que no piensan que es, viene el Hijo del hombre. 45 ”¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? 46 ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! 47 En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes. 48 ”Mas si alguna vez aquel esclavo malo dijera en su corazón: ‘Mi amo se tarda’, 49 y comenzara a golpear a sus coesclavos, y comiera y bebiera con los borrachos inveterados, 50 vendrá el amo de aquel esclavo en un día que no espera y a una hora que no sabe, 51 y lo castigará con la mayor severidad y le asignará su parte con los hipócritas. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes.

(Mateo 25:1-46) ”Entonces el reino de los cielos llegará a ser semejante a diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron al encuentro del novio. 2 Cinco de ellas eran necias, y cinco eran discretas. 3 Porque las necias tomaron sus lámparas, pero no tomaron consigo aceite, 4 mientras que las discretas tomaron aceite en sus receptáculos con sus lámparas. 5 Como el novio se tardaba, todas cabecearon y se durmieron. 6 Justamente a mitad de la noche se levantó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salgan a su encuentro’. 7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y pusieron en orden sus lámparas. 8 Las necias dijeron a las discretas: ‘Dennos de su aceite, porque nuestras lámparas están a punto de apagarse’. 9 Las discretas contestaron con las palabras: ‘Tal vez no haya suficiente para nosotras y ustedes. Vayan, más bien, a los que lo venden y compren para ustedes’. 10 Mientras ellas iban a comprar, llegó el novio, y las vírgenes que estaban listas entraron con él al banquete de bodas; y la puerta fue cerrada. 11 Después vinieron también las demás vírgenes, y dijeron: ‘¡Señor, señor, ábrenos!’. 12 En respuesta, él dijo: ‘Les digo la verdad: no las conozco’. 13 ”Manténganse alerta, pues, porque no saben ni el día ni la hora. 14 ”Porque es justamente como un hombre que, estando para emprender un viaje al extranjero, mandó llamar a sus esclavos y les encargó sus bienes. 15 Y a uno dio cinco talentos; a otro, dos; y a otro, uno, a cada uno según su propia habilidad, y se fue al extranjero. 16 Inmediatamente, el que recibió los cinco talentos se fue y negoció con ellos y ganó otros cinco. 17 Así mismo, el que recibió los dos ganó otros dos. 18 Pero el que recibió solamente uno se fue, y cavó en la tierra y escondió el dinero en plata de su amo. 19 ”Después de mucho tiempo vino el amo de aquellos esclavos y ajustó cuentas con ellos. 20 De modo que se presentó el que había recibido cinco talentos y trajo cinco talentos más, diciendo: ‘Amo, me encargaste cinco talentos; mira, gané otros cinco talentos’. 21 Su amo le dijo: ‘¡Bien hecho, esclavo bueno y fiel! Fuiste fiel sobre unas cuantas cosas. Te nombraré sobre muchas cosas. Entra en el gozo de tu amo’. 22 En seguida se presentó el que había recibido los dos talentos, y dijo: ‘Amo, me encargaste dos talentos; mira, gané otros dos talentos’. 23 Su amo le dijo: ‘¡Bien hecho, esclavo bueno y fiel! Fuiste fiel sobre unas cuantas cosas. Te nombraré sobre muchas cosas. Entra en el gozo de tu amo’. 24 ”Por último se presentó el que había recibido un solo talento, y dijo: ‘Amo, yo sabía que eres hombre exigente, que siegas donde no sembraste y recoges donde no aventaste. 25 De modo que me dio miedo, y me fui, y escondí tu talento en la tierra. Aquí tienes lo tuyo’. 26 En respuesta, su amo le dijo: ‘Esclavo inicuo e indolente, ¿conque sabías que yo segaba donde no sembraba y recogía donde no aventaba? 27 Pues, entonces, deberías haber llevado como depósito mis dineros en plata a los banqueros, y, al llegar yo, estaría recibiendo lo que es mío con interés. 28 ”’Por tanto, quítenle el talento y dénselo al que tiene los diez talentos. 29 Porque a todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia; pero en cuanto al que no tiene, hasta lo que tiene le será quitado. 30 Y al esclavo que no sirve para nada, échenlo a la oscuridad de afuera. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes’. 31 ”Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda. 34 ”Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, ustedes que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo. 35 Porque me dio hambre, y ustedes me dieron de comer; me dio sed, y me dieron de beber. Fui extraño, y me recibieron hospitalariamente; 36 desnudo estuve, y me vistieron. Enfermé, y me cuidaron. Estuve en prisión, y vinieron a mí’. 37 Entonces los justos le contestarán con las palabras: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed, y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos extraño y te recibimos hospitalariamente, o desnudo, y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo, o en prisión, y fuimos a ti?’. 40 Y en respuesta el rey les dirá: ‘En verdad les digo: Al grado que lo hicieron a uno de los más pequeños de estos hermanos míos, a mí me lo hicieron’. 41 ”Entonces dirá, a su vez, a los de su izquierda: ‘Váyanse de mí, ustedes que han sido maldecidos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. 42 Porque me dio hambre, pero ustedes no me dieron de comer, y me dio sed, pero no me dieron de beber. 43 Fui extraño, pero no me recibieron hospitalariamente; desnudo estuve, pero no me vistieron; enfermo y en prisión, pero no me cuidaron’. 44 Entonces ellos también contestarán con las palabras: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre, o con sed, o extraño, o desnudo, o enfermo, o en prisión, y no te ministramos?’. 45 Entonces les contestará con las palabras: ‘En verdad les digo: Al grado que no lo hicieron a uno de estos más pequeños, no me lo hicieron a mí’. 46 Y estos partirán al cortamiento eterno, pero los justos a la vida eterna”.


(Marcos 13:1-37) Al ir saliendo él del templo, uno de sus discípulos le dijo: “Maestro, ¡mira!, ¡qué clase de piedras y qué clase de edificios!”. 2 Sin embargo, Jesús le dijo: “¿Contemplas estos grandes edificios? De ningún modo se dejará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada”. 3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos con el templo a la vista, Pedro y Santiago y Juan y Andrés empezaron a preguntarle privadamente: 4 “Dinos: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal cuando todas estas cosas estén destinadas a alcanzar una conclusión?”. 5 De modo que Jesús comenzó a decirles: “Cuidado que nadie los extravíe. 6 Muchos vendrán sobre la base de mi nombre, diciendo: ‘Yo soy ese’, y extraviarán a muchos. 7 Además, cuando oigan de guerras e informes de guerras, no se aterroricen; [estas cosas] tienen que suceder, pero todavía no es el fin. 8 ”Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, habrá terremotos en un lugar tras otro, habrá escaseces de alimento. Estos son principio de dolores de angustia. 9 ”En cuanto a ustedes, cuídense; los entregarán a los tribunales locales, y serán golpeados en las sinagogas y tendrán que estar de pie ante gobernadores y reyes por mi causa, para testimonio a ellos. 10 También, en todas las naciones primero tienen que predicarse las buenas nuevas. 11 Pero cuando vayan conduciéndolos para entregarlos, no se inquieten de antemano acerca de qué hablar; más bien, lo que se les dé en aquella hora, eso hablen, porque no son ustedes los que hablan, sino el espíritu santo. 12 Además, el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo, y los hijos se levantarán contra los padres y los harán morir; 13 y ustedes serán objeto de odio de parte de toda la gente por causa de mi nombre. Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo. 14 ”Sin embargo, cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación parada donde no debe (use discernimiento el lector), entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas. 15 El que esté sobre la azotea no baje, ni entre a sacar nada de su casa; 16 y el que se halle en el campo no vuelva a las cosas atrás para recoger su prenda de vestir exterior. 17 ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! 18 Sigan orando que no ocurra en tiempo de invierno; 19 porque aquellos días serán [días de] una tribulación como la cual no ha sucedido una desde [el] principio de la creación que Dios creó hasta aquel tiempo, y no volverá a suceder. 20 De hecho, a menos que Jehová hubiera acortado los días, ninguna carne se salvaría. Mas por causa de los escogidos que él ha escogido ha acortado los días. 21 ”Entonces, también, si alguien les dice: ‘¡Miren! Aquí está el Cristo’, ‘¡Miren! Allá está’, no [lo] crean. 22 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas y darán señales y prodigios para descarriar, si posible, a los escogidos. 23 Ustedes, pues, estén alerta; les he dicho todas las cosas de antemano. 24 ”Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su luz, 25 y las estrellas estarán cayendo del cielo, y los poderes que están en los cielos serán sacudidos. 26 Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en las nubes con gran poder y gloria. 27 Y entonces él enviará los ángeles y reunirá a sus escogidos desde los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo. 28 ”Ahora bien, aprendan de la higuera la ilustración: Luego que su rama nueva se pone tierna y hace brotar sus hojas, ustedes saben que está cerca el verano. 29 Así mismo también ustedes, cuando vean acontecer estas cosas, sepan que él está cerca, a las puertas. 30 En verdad les digo que de ningún modo pasará esta generación hasta que acontezcan todas estas cosas. 31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. 32 ”Respecto a aquel día o la hora, nadie sabe, ni los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. 33 Sigan mirando, manténganse despiertos, porque no saben cuándo es el tiempo señalado. 34 Es como un hombre que, al viajar al extranjero, dejó su casa y dio la autoridad a sus esclavos, a cada uno su trabajo, y mandó al portero que se mantuviera alerta. 35 Por lo tanto, manténganse alerta, porque no saben cuándo viene el amo de la casa, si tarde en el día o a medianoche o al canto del gallo o muy de mañana; 36 para que, cuando él llegue de súbito, no los halle durmiendo. 37 Pero lo que les digo a ustedes, a todos lo digo: Manténganse alerta”.


(Lucas 21:1-38) Ahora bien, al levantar la vista, vio a los ricos que echaban sus dádivas en las arcas de la tesorería. 2 Entonces vio a cierta viuda necesitada echar allí dos monedas pequeñas de ínfimo valor, 3 y dijo: “En verdad les digo: Esta viuda, aunque pobre, echó más que todos ellos. 4 Porque todos estos echaron dádivas de lo que les sobra, mas esta echó, de su indigencia, todo el medio de vivir que tenía”. 5 Más tarde, cuando algunos hablaban respecto al templo, cómo estaba adornado de piedras hermosas y cosas dedicadas, 6 él dijo: “En cuanto a estas cosas que contemplan, vendrán los días en que no se dejará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada”. 7 Entonces le interrogaron, diciendo: “Maestro, ¿cuándo realmente serán estas cosas, y qué será la señal cuando estas cosas estén destinadas a suceder?”. 8 Dijo: “Cuidado que no los extravíen; porque muchos vendrán sobre la base de mi nombre, y dirán: ‘Yo soy ese’, y: ‘El debido tiempo se ha acercado’. No vayan en pos de ellos. 9 Además, cuando oigan de guerras y desórdenes, no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que suceder primero, pero el fin no [sucede] inmediatamente”. 10 Entonces pasó a decirles: “Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; 11 y habrá grandes terremotos, y en un lugar tras otro pestes y escaseces de alimento; y habrá escenas espantosas, y del cielo grandes señales. 12 ”Pero antes de todas estas cosas les echarán mano a ustedes y los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y prisiones, y serán llevados ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre. 13 Resultará para ustedes en testimonio. 14 Por lo tanto, resuélvanlo en sus corazones que no ensayarán de antemano cómo hacer su defensa, 15 porque yo les daré boca y sabiduría, que todos sus opositores juntos no podrán resistir ni disputar. 16 Además, serán entregados hasta por padres y hermanos y parientes y amigos, y a algunos de ustedes los harán morir; 17 y serán objeto de odio de parte de toda la gente por causa de mi nombre. 18 Y, con todo, no perecerá ni un cabello de su cabeza. 19 Mediante el aguante de parte de ustedes adquirirán sus almas. 20 ”Además, cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos acampados, entonces sepan que la desolación de ella se ha acercado. 21 Entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas, y los que estén en medio de [Jerusalén] retírense, y los que estén en los lugares rurales no entren en ella; 22 porque estos son días para hacer justicia, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. 23 ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! Porque habrá gran necesidad sobre la tierra e ira sobre este pueblo; 24 y caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por las naciones, hasta que se cumplan los tiempos señalados de las naciones. 25 ”También, habrá señales en el sol y en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra angustia de naciones, por no conocer la salida a causa del bramido del mar y [de su] agitación, 26 mientras que los hombres desmayan por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; porque los poderes de los cielos serán sacudidos. 27 Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en una nube con poder y gran gloria. 28 Pero al comenzar a suceder estas cosas, levántense erguidos y alcen la cabeza, porque su liberación se acerca”. 29 Con eso les habló una ilustración: “Noten la higuera y todos los demás árboles: 30 Cuando ya echan brotes, ustedes, al observarlo, saben para sí que ya se acerca el verano. 31 Así también ustedes, cuando vean suceder estas cosas, sepan que el reino de Dios está cerca. 32 En verdad les digo: Esta generación no pasará de ningún modo sin que todas las cosas sucedan. 33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras de ningún modo pasarán. 34 ”Mas presten atención a sí mismos para que sus corazones nunca lleguen a estar cargados debido a comer con exceso y beber con exceso, y por las inquietudes de la vida, y de repente esté aquel día sobre ustedes instantáneamente 35 como un lazo. Porque vendrá sobre todos los que moran sobre la haz de toda la tierra. 36 Manténganse despiertos, pues, en todo tiempo haciendo ruego para que logren escapar de todas estas cosas que están destinadas a suceder, y estar en pie delante del Hijo del hombre”. 37 De modo que de día enseñaba en el templo, pero de noche salía y se alojaba en la montaña llamada el monte de los Olivos. 38 Y todo el pueblo, temprano en el día, acudía a él en el templo para oírle.


(2 Timoteo 3:1-5) Mas sabe esto, que en los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar. 2 Porque los hombres serán amadores de sí mismos, amadores del dinero, presumidos, altivos, blasfemos, desobedientes a los padres, desagradecidos, desleales, 3 sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, 4 traicioneros, testarudos, hinchados [de orgullo], amadores de placeres más bien que amadores de Dios, 5 teniendo una forma de devoción piadosa, pero resultando falsos a su poder; y de estos apártate.


(2 Pedro 3:3-4) Porque ustedes saben esto primero, que en los últimos días vendrán burlones con su burla, procediendo según sus propios deseos 4 y diciendo: “¿Dónde está esa prometida presencia de él? Pues, desde el día en que nuestros antepasados se durmieron [en la muerte], todas las cosas continúan exactamente como desde el principio de la creación”.


(Revelación 6:1-8) Y vi cuando el Cordero abrió uno de los siete sellos, y oí a una de las cuatro criaturas vivientes decir con voz como de trueno: “¡Ven!”. 2 Y vi, y, ¡miren!, un caballo blanco; y el que iba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para completar su victoria. 3 Y cuando abrió el segundo sello, oí a la segunda criatura viviente decir: “¡Ven!”. 4 Y salió otro, un caballo de color de fuego; y al que iba sentado sobre él se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; y le fue dada una gran espada. 5 Y cuando abrió el tercer sello, oí a la tercera criatura viviente decir: “¡Ven!”. Y vi, y, ¡miren!, un caballo negro; y el que iba sentado sobre él tenía en su mano una balanza. 6 Y oí una voz como si fuera en medio de las cuatro criaturas vivientes decir: “Un litro de trigo por un denario, y tres litros de cebada por un denario; y no dañes el aceite de oliva ni el vino”. 7 Y cuando abrió el cuarto sello, oí la voz de la cuarta criatura viviente decir: “¡Ven!”. 8 Y vi, y, ¡miren!, un caballo pálido; y el que iba sentado sobre él tenía el nombre Muerte. Y el Hades venía siguiéndolo de cerca. Y se les dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con una espada larga y con escasez de alimento y con plaga mortífera y por las bestias salvajes de la tierra.
 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

.