Google Website Translator Gadget

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese foro de coches Japanese catálogos de Korean entrevistas a Arabic Chinese Simplified

Buscar este blog

Cargando...

Traductor

viernes, 27 de marzo de 2015

El hijo de unos testigos de Jehová que vivieron en Langreo, otra de las víctimas

Roberto Oliver, otro de los fallecidos vinculado a Asturias, estaba casado y tenía una hija de 6 años y un niño de 3

27.03.2015 | 14:17

E. G. Roberto Oliver, una de las víctimas del Airbus estrellado en los Alpes, tenía 35 años, había nacido en Barcelona, pero a sus padres se les conoce bien en Langreo. En los años setenta, Robert, estadounidense, y Maribel, aragonesa, se afincaron en la cuenca del Nalón. Eran testigos de Jehová, vivieron en La Gargantada y en Sama y se ganaron el cariño y el respeto de sus vecinos. "Vinieron a Asturias como misioneros y Robert trabajaba en algo relacionado con representaciones comerciales. Eran muy buena gente", recordaba ayer un langreano que los conoció. Robert y Maribel tuvieron tres hijos, que ya nacieron en Cataluña. Lo cierto es que nunca perdieron el contacto con Langreo. "Vienen de vez en cuando".

Roberto Oliver junior también era testigo de Jehová y ejercía en la congregación de Rubí Este, en la provincia de Barcelona. Estaba casado y tenía dos hijos, una niña de unos 6 años y un niño de 3. La familia vivía en Sant Cugat. Ayer se supo también que el barcelonés Pablo Esteban, de origen praviano, otra de las víctimas del accidente, había estado en Asturias hace apenas 15 días visitando a un matrimonio amigo. "Hablamos con él por teléfono el domingo, nos dijo que tenía que ir a Alemania por cuestiones de trabajo, pero que el miércoles estaba de vuelta. Cuando nos enteramos fue un shock", relataban ayer estos amigos que son "como familia". Pablo Esteban, de 48 años, era informático y tenía tres hijos. Dos mellizos, niño y niña, de 12 años, y otra hija más pequeña, de 8. Viven en San Cugat del Vallés. La vinculación de Pablo con Asturias viene de largo, no faltaba un verano a la cita con su tierra. Su padre había nacido en Ricabo, Candamo, y la familia tenía casa en Beifar.

La valenciana Pilar Vicente Sebastián, casada con un avilesino, es la tercera víctima con lazos familiares asturianos.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

.