Google Website Translator Gadget

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese foro de coches Japanese catálogos de Korean entrevistas a Arabic Chinese Simplified

Buscar este blog

Cargando...

Traductor

martes, 12 de junio de 2012

"Siempre rechazamos el tratamiento sanguíneo"

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2012/06/09/metropolitanas/AREA-04.html

 

Sábado 09 de junio de 2012  Los referentes locales de este credo defienden el derecho de los pacientes a decidir, a partir de la polémica por el caso Albarracini, el joven que había manifestado su voluntad de no recibir transfusiones y quedó gravemente herido en un robo. Pero los médicos advierten que estas prácticas médicas son claves y que salvan vidas.

 

“Abstenerse (...) de sangre, de animales estrangulados y de uniones ilegales. Haréis bien en guardaros de todo eso” (Hechos 15:29, Nueva Biblia Española -católica-). Este pasaje bíblico tiene una interpretación por parte de la religión Testigos de Jehová (TJ) que despertó innumerables debates respecto de la influencia que pueden tener las creencias religiosas ante una situación extrema de salud. Sin embargo, los representantes locales de esta religión insisten con la aplicación de los tratamientos médicos sin transfusiones de sangre.

 

Pablo Garzón y José Romero son los referentes santafesinos de la red de Comités de Enlace con los Hospitales de los Testigos de Jehová. En su visita a El Litoral, se refirieron al caso de Pablo Albarracini, quien profesa esta religión y que hace un mes recibió seis balazos en un robo frustrado. El joven contaba con un documento, de carácter unilateral, mediante el cual rechaza las transfusiones sanguíneas (denominado Directivas Anticipadas).

 

En ese caso se están desconociendo los derechos del paciente, ya que gracias a esa ley y a otros casos en los cuales se priorizó justamente la autonomía del paciente, en el país se dieron determinadas libertades individuales que antes no teníamos”, explicó Garzón.

 

“Existe la convicción que uno tiene cuando firma un consentimiento informando de saber exactamente qué alternativas va a tener y las directivas anticipadas, que en este caso se presentaron. Siempre rechazamos el tratamiento sanguíneo. Ahora, por no estar de acuerdo con un tratamiento no estamos diciendo que nos queremos dejar morir, por eso vamos al médico, nos asistimos y elegimos la mejor atención que podamos recibir”, profundizó Romero.

 

el debate

 

—¿Qué trabajo hacen ustedes con los profesionales de la salud en los centros médicos?

 

—Desde 1991, ante nuestra postura de negarnos a la transfusión de sangre, la organización de los Testigos de Jehová comenzó a implementar este Plan de Asistencia a Médicos y Pacientes. Nuestra tarea es acercar información médica científica sobre lo que se hace en otras partes del mundo con las alternativas no sanguíneas; vamos visitando médico a médico, también mediante exposiciones que se realizan en los hospitales públicos.

—¿Cuáles son las prácticas no sanguíneas que se desarrollan en Santa Fe?

—En Santa Fe hay antecedentes. Por ejemplo, se realizaron cuatro cirugías cardiovasculares en el Cullen a pacientes Testigos de Jehová; también se hizo una corrección de escoliosis a un menor en el Hospital de Niños. Y hubo reemplazo de caderas, trasplantes renales, etc. En todos los centros médicos hay buena recepción hacia los pacientes de nuestra religión, tanto en casos de menor o mayor gravedad.

—¿También en casos de emergencia?

—Sí, hubo varios politraumatizados que recibieron asistencia sin ser transfundidos.

—¿Hay riesgos al momento de utilizar la medicina no sanguínea?

—Toda medicina tiene sus riesgos y beneficios. A nivel mundial, se viene comprobando que la medicina no sanguínea es mejor que la medicina con sangre. Si existen centros médicos de cirugía y medicina sin sangre es porque alguna eficacia están teniendo.

—¿Existe la práctica médica que sí o sí requiera de una transfusión y que no haya reemplazo para eso?

—Hay médicos que plantean esa situación y otros que dicen que siempre hay una alternativa. Si hay una situación en la cual la sangre puede salvar una vida, con la no sanguínea pasa lo mismo. Al entender de muchos médicos, no existe esa situación; al entender de otros, sí.

 

26.529

 

es la ley nacional

 

de Derechos del Paciente, historia clínica y consentimiento informado. Está vigente desde 2009 y, entre sus artículos salientes, refiere que “el paciente tiene derecho a aceptar o rechazar determinadas terapias o procedimientos médicos o biológicos con o sin excepción de causa”.

 

 

La opinión de los hematólogos

 

Rosana Valentini es jefa del Servicio de Hemoterapia del hospital Iturraspe. En diálogo con El Litoral, la doctora explicó su posición a propósito de las alternativas para evitar las transfusiones, aunque advirtió que “en determinadas patologías, los sustitutos de la sangre no fueron exitosos”.

 

De todas maneras, la hematóloga resaltó: “En la medicina nos enseñaron a salvar vidas y la sangre es parte de cualquier tratamiento. Nosotros respetamos a quienes no lo consideren así, sean o no Testigos de Jehová”.

 

—¿Trataron a pacientes Testigos de Jehová?

 

—Sí, a los cuales les respetamos la situación. No podemos ser detractores de esa fe, así que los atendemos sin reparos tanto a ellos como a cualquier persona. Nosotros hacemos hemoterapia, por lo tanto la sangre no sólo es nuestra especialidad sino que la consideramos vital, lo mismo que para cualquier procedimiento traumatológico, sobre todo cuando hay grandes pérdidas de sangre.

 

—¿Las prácticas no sanguíneas son eficaces?

 

—Hay alternativas que dependen de las patologías, porque en algunas no hemos tenido éxito, por ejemplo en oncohematología, leucemia y otras enfermedades graves. Allí, la sangre es una parte importante del tratamiento, pero en estos casos no son buenas las alternativas. La sangre es más segura hoy que hace 20 años.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

.