Google Website Translator Gadget

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese foro de coches Japanese catálogos de Korean entrevistas a Arabic Chinese Simplified

Buscar este blog

Cargando...

Traductor

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Una mujer de luto

Eran los tiempos en que a los niños católicos se nos enseñaba a no pisar la acera de los templos protestantes. Cuando por fuerza debíamos pasar frente a uno, bajábamos de la acerca y caminábamos por el pavimento hasta dejar atrás aquel vitando sitio, o nos cruzábamos al otro lado de la calle. Algunos, más papistas que el Papa, escupían al pasar.

En aquellos años todas las casas de Saltillo tenían tres cosas en la ventana de la calle: un caracol marino, la ollita de la leche y un letrero que decía: "En esta casa somos católicos; no admitimos propaganda protestante".

Era la época en que se nos decía que fuera de la Iglesia no había salvación. Se usaban por aquel entonces las esquelas, luctuosos pliegos en los que se participaba la muerte de alguien. ("Esqueletas" las llamaba una señora americana casada con uno de los Madero, en Monterrey. Sin saberlo hizo una greguería que a Ramón Gómez de la Serna le habría gustado mucho). Aquellas esquelas -las recuerdo aún- me impresionaban mucho. El sobre, de gran tamaño y con orla negra, llevaba un mensaje de tristeza. Algún familiar o amigo de la persona muerta iba casa por casa y dejaba las fúnebres misivas "en propia mano" de quienes conocieron al difunto. Invariablemente las esquelas decían que el finado –muy acabado ya- había muerto "en el seno de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana".

Ahora pienso que la influencia religiosa, omnipresente en la vida cotidiana, hacía que se rindiera más culto a la muerte que a la vida. Por ejemplo, cuando nacía un niño a nadie se le ocurría enviar alegres pliegos coloridos anunciando la llegada de un nuevo ser al mundo. La criada de la casa, o un hermano mayor del advenido, iba con los vecinos a decirles que ya tenían un nuevo criado a quien mandar. Eso era todo. Nada de cartulinas, ni que "Nació en el seno...", etcétera... Lo dicho: las religiones hacen más bombo -y desde luego más platillo- con la muerte que con la vida.

Por esos años se ponía en la plaza del mercado una mujer morena, muy morena, vestida con ropas enlutadas. Se le veía en el ángulo noreste de la dicha plaza, casi bajo del alto cedro que la colonia libanesa regaló a la ciudad en los años veintes del pasado siglo. Ahí estaba de pie aquella mujer, hora tras hora, sin moverse del mismo sitio, sin hablar. Sólo de vez en cuando decía con monótona voz una palabra:

-Atalaya.

La decía en voz baja, como si no quisiera que la oyesen. Su expresión era inmutable. Sostenía en las manos algunos ejemplares de esa publicación que, después supe, era de los Testigos de Jehová. Obviamente nadie le compraba la revista. Nadie tampoco miraba a la mujer o se acercaba a ver lo que vendía. Los niños la atisbábamos de soslayo, curiosos, y quizás algún señor o señora le dirigía una mirada de hostilidad para ganar un minuto de perdón en las penas que sufriría en el Purgatorio. Pero nada más.

¿Era aquella mujer una apóstol -apóstolas no hay- de su credo? ¿Le pagaban los gringos por difundir el mensaje de Jehová y sus testigos? No lo sé. Pero sigue en mi memoria, extrañamente, aquella mujer morena y enlutada, inmóvil y silenciosa bajo del alto cedro, ahí, en la plaza del mercado, callado símbolo de que siempre, entre las mayorías, habrá una minoría.

Ahora hay 33 congregaciones de Testigos deJehová en Saltillo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

.